La flaqueza del bolchevique (2003)

Cine, Cine Latino | | Sábado 26/06/2010 a las 5:43 AM

“La flaqueza del Bolchevique” es uno de esos filmes que se quedan grabados a pesar de su sencillez cinematográfica. Dirigida por Martín Manuel Cuenca y protagonizada por Luis Tosar nos engancha en la autenticidad de sus personajes y el naturalismo de sus escenas y nos atrapa desde un inicio volviéndonos cómplices a gusto de la trama. Basada en la novela homónima de Lorenzo Silva, la película trasciende más allá de una historia o drama de amor, convirtiéndose en una triste denuncia de la degradación de la comunicación humana en la actualidad.

Pablo López, el personaje principal que guía la trama, es un rico ejecutivo con su típica cualidad de déspota humano, ahogado en lo insípido de un devenir diario, sin rumbo, metas profesionales, ni mayores intereses en la vida, más que dejarse llevar por esa vorágine árida de trabajo. Sus relaciones con amigos y colegas se han vuelto frívolas, al punto de tratarles meramente como objetos. Sin embargo, un día Pablo descubre a María, una chica jovial de apenas 15 años, llena de frescura, con ansias de realización profesional, honestidad sexual, un alma aún no afectada por la decadencia urbana, quien le hará desde su ingenuidad adolescente resurgir la pasión de vivir.

Tras una meticulosa y detallada dirección actoral, el triunfo de “La flaqueza del Bolchevique” recae en la excelente interpretación de sus protagonistas. Primeramente el magistral actor Luis Tosar (reciente ganador del Goya al Mejor Actor por su interpretación del preso Malamadre en “Celda 211”), nos brinda una actuación rica en silencios que transmiten complejas emociones, miradas llena de matices y auténtica volubilidad del personaje.

Cabe resaltar también a la actriz María Valverde en el personaje de María, una adolescente que trasciende más allá de la clásica Lolita sensual y erótica, para desnudarnos –metafóricamente- a una colegiala contemporánea, que por encima del juego seductor con Pablo, nos descubre un alma con una gran sed de comunicación sincera y humana. Una actuación verdaderamente madura repleta de profesionalismo. María Valverde recibió el Goya como Actriz Revelación con esta obra.

Lo único que cabría considerar, algo que quizás hace decaer el valor de la película, es el abrupto final fatalista y forzado, sin que aporte sentido o trascendencia al discurso o mensaje del filme. El final se convierte irónicamente  en “la flaqueza” del Bolchevique.

Tags: ,

Dejar un comentario