Consejos para evitar la obesidad infantil

Consejos, Salud | | Viernes 11/06/2010 a las 7:19 AM

Los niveles de obesidad y sobrepeso han alcanzado niveles alarmantes, según los propios análisis de la Organización Mundial de la Salud. Con semejantes estimaciones, es lógico pensar que si los padres no mantienen un régimen alimenticio saludable, sus hijos tampoco lo harán.

Los hábitos alimentarios durante la infancia son determinantes para establecer los patrones futuros en la adolescencia y madurez. Es por eso que una vez establecidos unos hábitos apropiados, será más fácil mantenerlos.

Muchas familias consideran que tener un hijo gordito es señal de que está sano, fuerte y bien alimentado, cuando en realidad los expertos en nutrición infantil están en desacuerdo con esta mentalidad. La obesidad infantil es una enfermedad cada vez más extendida, cuya incidencia se ha duplicado en los últimos años.

En Estados Unidos el problema ha adquirido una trascendencia desmesurada, mientras que en Europa países como Italia, Grecia o España han visto crecer su población infantil con problemas de sobrepeso.

En general, una mala alimentación suele reflejarse en el peso del niño, así como en su talla, aunque ésta última es menos sensible a una nutrición excesiva o deficiente, a no ser que la dieta inadecuada se prolongue en el tiempo. Lógicamente, cuando la alimentación es insuficiente, el peso se verá mermado, mientras que sucederá lo opuesto si toma más alimentos de los que el organismo necesita.

¿Qué provoca la obesidad infantil?

Los niños y adolescentes suelen mantener una dieta con un alto consumo de productos lácteos, carne, papas fritas, ciertos jugos de frutas, galletas, dulces, refrescos azucarados, etc… Por el contrario, el consumo de legumbres, frutas y hortalizas suele ser mínimo. Es importante que, desde una edad temprana, los padres insistan en incluir los vegetales y frutas naturales en la dieta de los hijos, ya que así podrán adquirir poco a poco el gusto por este tipo de alimentos.

Pero no sólo una alimentación inadecuada es la causante de la acumulación de grasa corporal y sobrepeso generalizado. Las innumerables actividades sedentarias a las que los niños y jóvenes se ven expuestos no ayudan a quemar calorías: televisión, videojuegos y la inactividad física en general.

En resumen, una educación paterna apropiada ayudará a crear hábitos alimenticios saludables, así como una mayor exposición a ejercicio físico favorecerá la quema de grasa, el incremento de masa muscular y la elasticidad. Pero sobretodo, las costumbres transmitidas a los más pequeños cuando aún son niños será lo que más les ayudará a mantener una vida sana de mayores.

Tags: , , ,

Dejar un comentario