Errores a evitar en un résumé

Consejos | | Martes 6/07/2010 a las 1:10 AM

El résumé ó Curriculum Vitae es, junto a la carta de presentación, lo que nos servirá para solicitar un empleo, conformará la primera impresión frente a aquellos que valorarán nuestra idoneidad para un puesto de trabajo. Ellos se formarán una opinión sobre nosotros basándose en esto y determinarán si vale la pena llamarnos para saber más detalles sobre nosotros.

Sabiendo pues que la primera impresión es la que cuenta, al menos hasta poder vernos cara a cara con el entrevistador, debemos ser cuidadosos y no caer en errores graves cuando redactemos ambos documentos. De lo contrario, podría ser que nuestra petición termine en el cubo de la basura.

Un presentación impoluta: tanto la calidad como la presentación del material pueden provocar una nefasta impresión si no son los apropiados. El résumé, al igual que el sobre en que se envía, debe ser escrito en papel de buena calidad, sin manchas, tachaduras ni deterioro de ningún tipo. Por elemental que parezca, algunos todavía desconocen que esto es signo de dejadez e incompetencia, y un avispado personal de recursos humanos no dejará pasar estos errores de forma, quizás sin leer siquiera el contenido.

Otra cosa obvia, y no por ello menos frecuente, son los errores ortográficos. No sólo resulta vergonzoso, sino también innecesario, ya que la tecnología permite que incluso el procesador de textos más simple incorpore sistemas de revisión ortográfica y gramatical. Este tipo de errores pueden ser disculpados en puestos de trabajo de baja cualificación, tales como empleadas de limpieza, mensajeros, etc… si bien deben ser tenidos muy en cuenta cuando se trata de ejecutivos o trabajadores profesionales de oficina. En ocasiones, bastará con una sencilla releída para detectar posibles incorrecciones. Tampoco viene mal que una segunda persona lea los documentos en caso de que algo se haya escapado a nuestros ojos.

El modo en que uno se dirige al personal de recursos humanos también debe ser impecable. No podemos dirigirnos a estos tuteándolos como si fueran amigos nuestros. Aun si pretendemos provocar un acercamiento, esto podría ser malinterpretado. Deben respectarse las más elementales normas de cortesía siempre que alguien solicite un puesto de trabajo.

Las aptitudes escritas, al igual que las verbales, ayudarán considerablemente a formar una imagen positiva del candidato. Un lenguaje vulgar, excesivamente coloquial o incluso con errores básicos de sintaxis podrían descalificar a cualquiera. También hay que tener cuidado al expresarnos, de forma que se nos entienda de una manera clara y concisa.

La desorganización es otro problema al que se enfrentan muchos candidatos. La información dispersa o mal estructurada es signo de que probablemente esa persona será así en el trabajo. Las montañas de datos y fechas sin orden aparente pueden hacer perder el interés y la relevancia de la información.

En definitiva, en una época en que los trabajos no abunda, debemos ser especialmente detallistas para lograr destacar desde el primer momento.

Tags: ,

Dejar un comentario