Feng Shui: la energía de las casas

Consejos | | Sábado 18/09/2010 a las 4:38 AM

El Feng Shui es un antiguo sistema chino de estética que emplea las leyes naturales del cielo y la tierra para ayudar a mejorar tu vida a través de una canalización de energía positiva.

Originalmente, el Feng Shui era ampliamente usado en el país asiático como una forma de orientar los edificios y otras estructuras de manera que su ubicación resultara más beneficiosa. Pese a que esta filosofía fue reprimida con dureza durante la Revolución Cultural de los años 60, en la actualidad ha adquirido mucha popularidad, particularmente en EE.UU.

Bajo la premisa de canalizar lo máximo posible la energía positiva en las casas, se emplean variadas técnicas dirigidas a fortalecer el crecimiento espiritual, despertar capacidades innatas o incluso materializar deseos, todo a raíz de mantener un hogar saludable siguiendo estas leyes de la naturaleza.

Uno de los ejemplos básicos de cómo la energía mal canalizada nos afecta positiva o negativamente es cuando nos despertamos por las mañanas. En ocasiones sentimos un tremendo pesar o angustia desde que nos despertamos, sin que encontremos razón aparente para ello.

Un análisis apropiado de las corrientes energéticas en las habitaciones de nuestra casa podrá ayudarnos a experimentar una evolución tanto en lo material como en lo espiritual. Particularmente, la ubicación apropiada de los muebles y otros elementos en el dormitorio favorecerá que se despejen las tensiones del día, las emociones encontradas y los nervios acumulados.

Si la casa, en cambio, no permite el flujo de energía positiva, genera que nos despertemos sin haber podido desechar lo negativo de la jornada anterior, ya que no puede recibir la energía cósmica. Esa es una de las razones por la que, como comentábamos anteriormente, en ocasiones nos levantamos cansados, con dolor de cabeza o sin ganas de levantarse de la cama.

Lo más curioso de la filosofía del Feng Shui es que se afirma que las casas habitadas anteriormente acumulan la historia energética de quienes vivieron en ella: alegrías, penas, frustraciones… y todo eso se transmite.

En casos de este tipo es recomendable hacer una limpieza de las energías con los cuatro elementos: agua, fuego, tierra y aire.

Tags: ,

Dejar un comentario