Recomendaciones para un blog exitoso

Enseñanza | | Domingo 20/06/2010 a las 1:04 AM

Hoy en día, los blogs (denominados “bitácoras” en español) son para muchos el medio perfecto para expresar sus ideas, compartir opiniones o simplemente exteriorizar sus pensamientos más triviales.

Sea por la razón que sea, cuando dejas tu semilla en el ciberespacio, es agradable verla crecer con comentarios de personas que la consideraron suficientemente interesante para leerla y darte su opinión. Desafortunadamente, en un lugar ya saturado de información, tu blog necesitará técnicas precisas para tener éxito y conseguir audiencia.

Apasiónate por lo que escribes. Escribe sobre lo que te apasiona.

La razón es bastante sencilla: si escribes sobre algo que piensas apasionará a tus lectores, pero no sobre tus temas favoritos o que más conoces, te será realmente difícil establecer una rutina a la hora de escribir artículos o notas, ya que sentarte cada día frente a la computadora se convertirá más en un reto que en una pasión.

Además, escribir sobre lo que te gusta te facilitará la tarea de obtener información, ya que con seguridad son las cosas que buscas a diario, las que comentas con los amigos, las que vives de verdad.

Ten en cuenta que los comienzos de cualquier blog son duros, y es común desmoralizarse cuando apenas te visitan una veintena de lectores semanales. La primera motivación para publicar diariamente en tu blog debe ser el gusto por hacerlo, independientemente de cuántas personas vayan a leerlo. Si lo haces bien, el público llegará.

La clave está en la constancia.

Al igual que una planta con escasez de agua, un blog no crecerá si no le dedicas el tiempo y el cuidado que requiere. Los bloggers intermitentes, es decir, aquellos que escriben varios artículos en un día pero luego pasan semanas sin publicar nada, son los que más perjudican a su propio blog, ya que sus lectores pierden el hábito de regresar periódicamente a leer más.

Lo recomendable es programar una frecuencia de publicación con la que uno se sienta cómodo. No importa si se trata de cinco artículos por día, o cinco por semana, pero hay que establecer una cantidad y tratar de cumplir con ella.

Si eres nuevo en el tema de los blogs, quizás deberías comenzar por una frecuencia baja (tal vez 3 ó 4 artículos por semana) e ir aumentando a medida que te sientas más cómodo. Si en algún momento en el futuro necesitas bajar la cantidad de veces que publicas, es recomendable que lo hagas poco a poco.

Interactúa con tus lectores.

La trascendencia de un blog no viene determinada únicamente por aquello que su autor escribe, sino también por los comentarios y contribuciones de sus lectores. La participación activa de éstos ayuda al crecimiento y enriquecimiento del blog.

El hecho de responder a los comentarios de tus lectores genera confianza y establece una estrecha relación de complicidad, aún cuando las opiniones difieren. No tengas miedo de recibir respuestas contrarias a lo que expones, recuerda que no sólo aportará una nueva visión a las ideas que presentas, sino que también es más contenido dentro de tu página.

Enlaza otros blogs y páginas interesantes.

En ocasiones algunos bloggers tienen miedo de desviar la atención de su propio blog en beneficio de terceros, sin darse cuenta de que pierden una valiosa fuente de información para sus lectores que, por contrapartida, les brindará confianza en su propio blog al ofrecerles aquello que buscan.

Como norma general, los enlaces internos (aquellos dentro de tu mismo blog) deberán abrirse en la misma ventana, mientras que los links a fuentes externas es mejor que se abran en ventanas independientes, de manera que no desvíes completamente el tráfico de usuarios de tu web.

Tu blog es tu marca: aprende a generar notoriedad.

Sé único no sólo en el contenido de tus artículos, sino también en el modo en que los presentas. Desmárcate de la multitud.

Piensa en tu blog como en un producto en el mercado. Primero necesitas darte a conocer, después establecer tu marca y posteriormente generar una relación con tus consumidores. ¿Qué sería de Nike sin su símbolo? ¿O de Ford sin su óvalo? En el caso de un blog, la situación es idéntica, debes concebirlo como un ente con personalidad propia: sus colores, su forma, su estilo. Así es como conseguirás lectores fieles a tu marca.

Es por eso que una recomendación básica es conseguir tu propio nombre de dominio, tu URL única por la que todo el mundo te identifique. Registrar tu propio dominio .com siempre es mejor que usar dominios ajenos. Piensa que esa es la dirección por la que –ójala- miles de usuarios te buscarán on-line. Y por supuesto, no quieres que se dirijan a subdominios de sitios como Blogger, sino a tu propio dominio.

Además, debes recordar que ya están disponibles los dominios con ñ, por lo que podrás registrar nombres que contengan este caracter típico del español.

Si vas a escribir, hazlo bien.

Seamos realistas: si estás planteándote crear tu propio blog es porque sabes escribir. Y saber escribir no es sólo aporrear el teclado, sino expresarte apropiadamente y con los mínimos errores ortográficos y gramaticales.

No necesitas ser un laureado escritor para crear tu blog y mostrarlo al mundo, pero sí necesitarás al menos saber expresarte y hacerte entender. La mayoria de personas que se interesan por leer un blog lo hacen por la información que hay en él, y con seguridad podrán perdonarte algún que otro error, pero tu calidad como blogger comienza por pulir tus textos al máximo.

Nunca está de más despejar dudas usando recursos a tu alcance como los de la Real Academia Española, que te ofrece consultas gratis tanto a su diccionario de la  lengua española como al diccionarios panhispánico de dudas. Aprovéchalo.

Lee otros blogs.

¿Cómo pretendes crear un blog exitoso si no te interesas por lo que otros bloggers están escribiendo? Es importante mantenerse al día y saber qué blogs son los más importantes, sus temas, su estilo, etc… Siempre es mejor que sigas de cerca los que se ajustan a tus mismos temas para poder hacerte eco de aquello que, en definitiva, también interesará a tus lectores.

Tags:

Dejar un comentario