Errores y horrores ortográficos

Últimamente ha habido muchos cambios en nuestro querido idioma español (con polémica por las nuevas normas ortográficas incluída), pasando por novedades en el nuevo diccionario de la RAE previsto para 2013 con una mayor predominancia de términos de Hispanoamérica.

En lo que sí parecemos estar todos de acuerdo es en que la unidad del idioma nos beneficia a todos, e incluso publicamos recientemente los resultados de nuestra encuesta sobre el Spanglish.

Para aliviar un poco la tensión acumulada, aquí les muestro una serie de errores garrafales de ortografía que sin duda harán reír a más de uno.

3 comentarios en “Errores y horrores ortográficos

  1. Muy simpáticos los errores, que son típicos de anuncios personales en España. Los de Miami son diferentes. Lo más grave es que son errores de la publicidad y de los comunicadores, lo que los hace además, perjudiciales, porque tienen el poder de “educar”, para bien o para mal.
    Por ejemplo, se anuncia en la radio un medicamento para la próstata “engrandecida”; ¿es que hay alguna próstata grandiosa? Otro error común en la prensa es el uso incorrecto de los partitivos: el 18avo piso o la 16ava conferencia. Y hay muchos más, de los que no se puede culpar al spanglish, sino a la incultura.

    • Madeline, gracias por tu comentario. Una corrección: la mayoría de los carteles que ves en el artículo no son de España, sino de Hispanoamérica. Puedes identificarlos claramente por el estilo de redacción, ya que no son expresiones habituales en la península (Ej. “Favor de…”, “Cidi”, etc…)

      Respecto a Miami, tu apreciación es absolutamente cierta. En general, los medios de comunicación hispanos en EE.UU. dejan mucho que desear, con profesionales que distan de serlo y atrocidades constantes (obviamente, hay grandes excepciones a esto).

      Uno de los errores habituales que suelen escucharse es el empleo de la palabra “someter” como sinónimo de “enviar”, a raíz de la palabra en inglés “submit”. Esto es lo que se conoce como “false friend” (falso amigo), que viene dado por la similitud entre palabras en los dos idiomas pero que en realidad significan cosas distintas. (Someter: Conquistar, subyugar, pacificar un pueblo, provincia, etc.)

    • Sólo un detalle con los ejemplos que mencionas en el uso de partitivos en vez de número ordinales: 18avo se podría interpretar como décimo octavo o como dieciochoavo, ya que ambos terminan en “avo”.
      Es un caso curioso que solo ocurre con números que terminan en 8.

Deja un comentario