Escoger entre tarjeta de crédito o débito

Saber escoger correctamente entre una tarjeta de crédito y una de débito nos servirá para no tener ninguna desagradable sorpresa tras su utilización.

Una tarjeta de crédito se caracteriza por ser un préstamo con interés, de modo que es posible efectuar compras con un dinero que no tenemos en nuestra cuenta.
La tarjeta de débito utiliza tu propio dinero, limitado a la cantidad que se tiene en ese momento.

Existen una serie de ventajas y desventajas para cada una de ellas, de modo que vamos a detallarlas a continuación.

La tarjeta de crédito favorece la compra por internet con mejores protecciones, en contraposición con la tarjeta de débito.
Utilizar la tarjeta de débito cuando no hay saldo efectivo supondrá un coste mayor reflejado en comisiones, aunque hay cierto tipo de tarjetas de débito que no permiten un compra sin saldo disponible.

Para casos de desavenencias con las compras, las compañías de crédito congelan los cobros, sin cobrar intereses, hasta que se resuelve el asunto.
Esto no sucede con  un usuario de tarjeta de débito, aunque puede tener un apoyo limitado en caso de disputa.

Una de las mayores desventajas de la tarjeta de crédito son los altos intereses y comisiones por sacar dinero, que suelen llegar hasta el 30% de la cuota.
En este caso lo recomendable sería reponer cuanto antes el crédito usado para frenar la comisión por interés generada.

En cualquier caso y para ambas tarjetas, en caso de pérdida o robo se recomienda llamar cuanto antes a la compañía de crédito o al banco y cerrar las cuentas bancarias vinculadas con la/s tarjeta/s.

Deja un comentario