Hipertensión en el embarazo

El aumento de tensión durante el embarazo, conocido como preeclampsia, puede acarrear serios problemas en los órganos de la persona que lo padece.

Durante el embarazo, se produce un incremento de hasta 7 litros en la cantidad de sangre. Este hecho, que en una persona adulta normal supondría un peligro, es algo se sobrelleva durante el embarado mediante la dilatación de los vasos sanguíneos, permitiendo al corazón un funcionamiento más relajado.

La hipertensión en el embarazo viene provocada cuando los vasos sanguíneos no responden a este estímulo de relajación o dilatación, contrayéndose y causando la preeclampsia. Esta situación era en el pasado la principal causa de muerte durante el embarazo, y aunque hoy en día puede ser controlado mejor, igualmente puede ocasionar graves problemas en la madre.

En ocasiones, el tratamiento implica la extracción del feto para asegurar la salud de la madre, lo cual generalmente se traduce en el nacimiento de un bebé prematuro con un peso más bajo de lo normal.

Causas de la hipertensión en el embarazo.

Una de las razones que se atribuyen a la preeclamsia es una mala implantación de la placenta. Así mismo, es la situación con mayor gravedad, ya que provoca un retraso en el crecimiento del feto y suele ocurrir a los 7 u 8 meses de embarazo.

Aquellas embarazadas que ya tenían previamente hipertensión arterial, así como las madres obesas, tienen un riesgo más alto de desarrollar esta enfermedad.

Recomendaciones generales.

La OMS (Organización Mundial de la Salud) presenta unas recomendaciones básicas, como dejar al menos dos años de intérvalo entre gestaciones para permitir que el cuerpo se recupere y regrese a un estado funcional óptimo. Igualmente no se recomienda un período superior a los 5 años. Aquellas mujeres embarazadas mayores de 35 años de edad, y especialmente cuando se trata del primer hijo, corren un mayor riesgo de sufrir hipertensión durante el embarazo.

En definitiva, recuerde siempre consultar con su doctor y hacerse chequeos regulares durante los meses de gestación. Una salud óptima de la madre repercutirá en un bebé más sano al momento de nacer.

Deja un comentario