Jugos naturales de frutas y verduras orgánicas

Dicen que la intención es lo que cuenta, pero cuando uno se propone comer más sano, la intención no es suficiente. Hace unos días llegué a mi casa feliz y contenta, con varias bolsas de frutas y vegetales orgánicos y lista para comerme el mundo. Lo que sin duda no estaba lista para comerme eran las espinacas al vapor, acelgas salteadas, papas hervidas…

Así que ahí estaba yo, con más de $100 en frutas y verduras orgánicas que no había quién se las comiera. Las frutas sí, más o menos fui agarrando una aquí y otra allá y, para ser completamente sincera, con cierta pereza las fui consumiendo. Con los vegetales la cosa se hizo un poco cuesta arriba, pero cuando algo se me mete en la cabeza, no hay quien me lo saque.

Solución: se me prendió el bombillo y de repente encontré la respuesta. Los jugos. Una fuente de vitaminas y minerales con dos grandes ventajas, son rápidos de ingerir aunque no te vuelvan loca y te ayudan a evitar llenarte con toda la fibra.

Ahora, entre comida y comida (y en ocasiones incluso combinándolas) me hago un jugo verde o uno de frutas. Al final, hasta le voy agarrando el gusto.

Deja un comentario