La honestidad en estos días

Mi vida es caótica. De eso no hay duda. Tal vez por eso la semana pasada decidí que era el momento para contratar a una señora que me ayudara con las tareas domésticas, aunque sólo sea un par de días a la semana. Publiqué mi anuncio en el periódico y me sorprendió la cantidad de mujeres buscando trabajo. La crisis, sin duda.

Lo que me sorprendió es que existe una crisis más profunda que la económica: la de la honestidad. Al preguntar a todas y cada una de ellas si eran honestas, todas respondieron rápidamente que sí. En el momento de pedir más especificidad en sus respuestas -¿cuán honesta es usted del 1 al 10?- las hubo que fueron del 9 (alegando que nadie es 100% sincero todo el tiempo) hasta las que respondieron un 10.

Hubo una, en cambio, que con gracia y soltura afirmó que un 11. ¿Un 11? Eso sí es ser honesta. Finalmente me decidí por ella, no por esa respuesta en particular, sino por la suma de respuestas a otras preguntas. La señora, de unos cincuenta y pocos años, parecía trabajadora y, según pareció, nos entendimos bien.

Con la decisión a medio tomar, le enseñé la casa, le expliqué las tareas y hablamos más o menos del horario. Todo parecía perfecto. Entre una y otra cosa, se había hecho tarde y ella debía regresar en el autobús. ¿En autobús? No, no, no… señora, ¿cómo va a regresar usted en autobús a esta hora de la noche? Ella vive bastante lejos, pero me ofrecí amablemente a llevarla a su casa. Al llegar a la otra punta de la ciudad, casi una hora después, nos despedimos cordialmente.

Al día siguiente, cuando le llamé para confirmar que llegaría a casa, la señora no respondió al teléfono. La llamé varias veces y seguía sin responder. Estará en el cine -la excusé- pero no hay película que dure 6 horas. Ya resignada, decidí que ese día yo tendría que lavar mi ropa.

A la mañana siguiente mi teléfono sonó al recibir un mensaje: “Lo siento, pero no voy a poder tomar el trabajo.”

Ahí quedó la señora del 11 en honestidad. La próxima vez preguntaré cuál es su puntuación en ética.

Deja un comentario