La Real Academia Española a tu alcance

Correo electrónico, mensajes de texto, Facebook, Twitter, MySpace… En esta época en que un gran porcentaje de nuestra interacción social depende de la escritura, es sorprendente la cantidad de personas que cometen graves errores ortográficos y gramaticales.

Muchos de ellos tiene su origen en las prisas y la falta de cuidado al teclear, mientras que otros son fruto de la falta de atención o la ignorancia. En cualquiera de los casos, el resultado suele traducirse en una imagen pobre de quien comete el error, ya sea por despiste o desconocimiento.

Revisa siempre tus escritos.

Desde la comodidad de nuestra silla, en ocasiones no somos conscientes de la repercusión que tienen nuestras palabras en el ciberespacio y cuán grande es su ámbito de difusión, extendiéndose su presencia de forma indefinida en el tiempo. Es por ello que siempre conviene tomarnos unos minutos de más para revisar lo que escribimos, ya sea un simple mensaje de correo electrónico o un cambio en nuestro estatus de Facebook.

Ni que decir tiene que esta recomendación es aún más importante cuando lo que escribimos son notas en un blog. ¿Qué peso tendrán nuestras palabras cuando ni siquiera sabemos deletrearlas o acentuarlas apropiadamente?

Usa los recursos a tu disposición.

Internet pone a nuestro alcance infinidad de recursos para ayudarnos en la árdua tarea de escribir bien. Una simple comprobación en un diccionario on-line nos ahorrará la vergüenza de que alguien nos recrimine nuestras faltas.

Una solución fácil y completamente gratis es recurrir a una institución como la Real Academia de la Lengua Española para aclarar de forma rápida e inequívoca cualquier cuestión.

En su página encontrarás tanto el diccionarios de la lengua española como el diccionario panhispánico de dudas, los cuales te servirán de herramienta infalible. Así mismo, y en el caso de que la duda vaya más allá de una búsqueda puntual, podrás dirigirte a ellos a través de un formulario de consulta en la misma página que te permitirá exponer tus preguntas (las respuestas suelen llegar varios días después).

Así pues, anímate a escribir y trata de hacerlo correctamente, ya que como dijo Miguel de Cervantes Saavedra, “la pluma es la lengua del alma”.

Deja un comentario