Los encantos de Barcelona

Barcelona no es sólo una de las ciudades con mayor oferta cultural de España, sino que sus playas y zonas de bares y copas son de visita indispensable para cualquier turista que decida disfrutar al máximo la ciudad catalana.

Dentro de España, Barcelona es la segunda ciudad más poblada, con una afluencia constante de personas ávidas de capturar todo lo que la ciudad ofrece. El centro urbano es uno de los encantos de la ciudad, el cual sin duda no hay que dejar de visitar.

Una gran ventaja de la ciudad viene dada por su fabuloso clima mediterráneo, con suaves temperaturas durante todo el año, aún con una clara diferencia entre las estaciones de invierno y verano.

Sin duda, la mejor época para visitar la ciudad condal suele ser a principios de primavera, poco antes que el verano entre con todo su calor, dado que es en esta época cuando resulta más agradable pasear por sus calles, especialmente Las Ramblas, que aportan un toque de metrópoli multicultural y entretenimiento.

Con la llegada del euro en 2002, los precios en general han subido, lo cual no impide a múltiples turistas aprovechar para realizar compras en las variadas tiendas del centro histórico de Portaferrisa, Pelayo, Rambla, Portal del Ángel y Plaza Cataluña, donde se encuentran tanto pequeñas tiendas como grandes almacenes. Otro lugar donde pueden realizarse las compras es en la conocida Avenida Diagonal, el Mercat dels Encants en la plaza de las Glorias, para los que buscan oportunidades y artículos de segunda mano.

En términos artísticos, Barcelona nos brinda principalmente el Museo Nacional de Arte de Cataluña. Tras sus puertas se encuentran expuestas completas colecciones de arte románico. Igualmente, el Museo de Arte Contemporáneo de Barcelona, MACBA, es también uno de los más visitados junto con la Fundación Miró, la Fundación Antoni Tapies o el Museo de Ciencia.
Uno de los iconos artísticos de Barcelona viene dado por Gaudí, cuyos monumentos son los más visitados de Barcelona. Es visita obligatoria la Sagrada Familia, el Parque Güell o La Pedrera. También merece la pena visitar el Palacio Real Mayor o el monasterio de Pedralves del siglo XIV.

Si lo que desea en realidad es disfrutar de un buen espectáculo, puede hacerlo con uno de los grupos más reconocidos, la Fura del Baus, caracterizado por sus obras transgresoras e innovadoras, siendo uno de los más apreciados en Europa. También pueden visitarse el recientemente restaurado Gran Teatro del Liceu o el Teatro Nacional de Cataluña.

Muchos turistas, no obstante, encontrarán lo mejor de Barcelona en su paladar. La cocina barcelonesa tiene su plato más típico en la escudella i carn d´olla, elaborado con verduras arroz, patatas y fideos y servido como una sopa. De igual forma pueden disfrutar de faves a la catalana, el arroz a la cazuela o la butifarra amb monjetes.

Al tratarse de una ciudad tan cercana al mar, no podía faltar en sus platos un ingrediente esencial: el pescado. Así pues éste no puede faltar en platos típicos como la Zarzuela, una combinación de mero, rape, camarones o calamares y el suquet de peix.

El postre más famoso es sin lugar a dudas la crema catalana, aunque por supuesto hay que degustar platos menos conocidos pero igual de deliciosos como son el postre de músico, hecho con piñones y pasas, o el mel i mato, hecho con requesón y miel.

Los vinos más tipicos de la zona con el blanco del Penedés y los tintos de Tarragona, Peralada y Alella.

Deja un comentario