La unidad del idioma español

Enseñanza, Mundo Latino | | Martes 10/08/2010 a las 5:55 AM

Pese a diferencias obvias, el español de España –al que suele referirse como castellano- y el de América, manifiesta una gran unidad en los registros culto y literario. Así mismo, es bastante notable en el habla oral popular. No obstante, el problema de la unidad del idioma, de su perduración, sigue en pie y constituye motivo de preocupación: ¿no llegará un momento en que esta unidad se rompa, al igual que se fragmentó el latín para dar origen a las nuevas lenguas?

Este temor comenzó a hacerse patente en el siglo XIX, y afortunadamente no se ha confirmado. Siendo una lengua culta, y parte del ideal de lengua que reconocemos los españoles y los hispanoamericanos, la esencial unidad del idioma parece asegurada.

La facilidad de las comunicaciones de hoy en día actúa en favor de la unidad, especialmente gracias al cine, la radio, la televisión y, por supuesto, internet. Esto no significa, no obstante, que la unificación venga dada por el castellano, sino que América contribuye con muchas de las soluciones.

Cabe recordar que los españoles representan una parte minoritaria del idioma español, y que las diferencias entre países vienen determinadas por sus circunstancias históricas y culturales, sin que el habla de un lugar pueda calificarse de más apropiada que otra. Además, hay que tener en cuenta que el idioma es un organismo vivo que cambia constantemente, en un proceso en que intervenimos todos los hispanoparlantes. Si ese cambio no es convergente, se producirá la fragmentación de manera inexorable, provocando que en pocas generaciones la lengua se haga pedazos.

Es por ello que a todos nos concierne la obligación de salvaguardar la unidad del idioma de una de las comunidades más numerosas del mundo, sin desestimar las peculiaridades regionales o locales de todo el territorio hispanoparlante.

Un factor que sin duda favorece la unidad es la circulación de la literatura y, en los últimos años, la comunicación plena favorecida por las nuevas tecnologías.

Para finalizar, la acción eficaz de la Real Academia Española y de las Academias Nacionales de América constituye una esperanza para el futuro común del español.

Tags: , ,

Dejar un comentario