Salt (2010)

Hay momentos en los que a uno no le apetece pensar. Solo quiere sentarse frente a la pantalla y lobotomizarse con un poco de acción enlatada. Para eso se hacen ciertas películas. Salt es una de ellas. Tiene una protagonista de primera, Angelina Jolie, un guion previsible y con los suficientes giros como para que parezca que nos va a confundir, y tiros y explosiones con estilo.

Su director, Phillip Noyce, si bien no es tan popular como otros, sí tiene cierto reconocimiento en Hollywood. Dirigió a Harrison Ford en las adaptaciones cinematográficas de Tom Clancy, filmó anteriormente con Jolie (en su etapa pre-brangelina) y poco más digno de resaltar.

La trama no es fuera de lo común: un juego de espías que enfrenta a Rusia y EE.UU. Aparentemente nadie se ha dado cuenta de que Rusia ya no es lo que era cuando la etapa de la U.R.S.S., pero a falta de un enemigo cinematográfico mejor, este les va bien. No contaré mucho de la sinopsis para evitar desvelar la historia, aunque como dije al principio, la trama se va desvelando por sí misma con una previsibilidad apabullante.

Lo mejor de la película probablemente sea el póster, lo cual no habla muy bien del filme. No obstante, si eres amante de la acción desenfrenada y no prestas mucha atención a los detalles incoherentes, sin duda esta película te hará pasar un buen rato.

Deja un comentario