Pastel de melocotón y queso crema

Un delicioso pastel de melocotones y queso crema.

Ingredientes

1 bizcocho para pastel (también llamado “Yellow Cake”)

2 melocotones cortados en rodajas (puede usarse melocotón en lata)

2 cucharaditas del almíbar de melocotones en lata

2 paquetes de queso crema

1 taza de azúcar

Elaboración

Con los quesos ya a temperatura ambiente, batirlos junto con el azúcar y las dos cucharaditas de almíbar. En otro recipiente prepararemos la mezcla del bizcocho siguiendo las instrucciones propias de su elaboración, según se indica en la caja.

En un molde redondo de unas 9 pulgadas verteremos la mezcla del bizcocho. Es recomendable que antes de hacerlo engrasemos ligeramente el molde, para evitar que el bizcocho se pegue.

Seguidamente colocaremos los melocotones sobre el bizcocho, comenzando desde el centro y sin que lleguen a tocar los bordes.

Ya una vez colocados, solo nos queda verter la mezcla de queso crema sobre los melocotones y colocarlo en el horno durante una hora a una temperatura de unos 375 grados F.

Alfajores de dulce de leche

Esta es la receta para unos dulces tradicionales argentinos, los alfajores de dulce de leche.

Ingredientes:

250 gramos de harina

150 gramos de maicena

150 gramos de dulce de leche

100 gramos de manteca

2 huevos

1 cucharadita de polvo de hornear

Ralladura de limón

Coco rallado

Elaboración:

Extraemos las yemas de los huevos y las batimos junto con la manteca y el dulce de leche. Agregamos la maicena, la harina y el polvo de hornear. Se añade la ralladura de limón.

Se irá formando una masa lisa, la cual dejaremos reposar por unos minutos. Seguidamente la estiramos, dejándole al menos 1 centímetro de espesor y con un cortador de pasta redondeado iremos creando las tapitas para alfajor.

Se colocan en una base con manteca y harina y se hornea entre 10 y 15 minutos. Cuando estén listos, se van agarrando las tapitas y entre ellas se coloca con cuidado el dulce de leche. Una vez montadas, se la hace rodar sobre el coco rallado para que este se pegue a ellas.

Postre de nata con pasas

Lo reconozco, me muero por los dulces. Chocolate, leche condensada, miel y, por supuesto, nata. Aquí les traigo una receta muy sencilla pero con un cierto toque exótico: el postre de nata.

Ingredientes

–       ½ litro de leche

–       ½ bote de leche condensada

–       ½ copa de vino

–       3 huevos

–       Pasas

–       Canela

–       Esencia de vainilla

Elaboración

Para empezar tendremos que hervir la leche junto con un poco de canela. Una vez lista, le añadiremos el medio bote de leche condensada. Los huevos se baten y con una cucharita iremos añadiéndolos poquito a poco, apenas un hilito mientras lo revolvemos lentamente.

Lo pondremos a hervir de nuevo, esta vez durante unos 15 minutos y agregaremos el vino. Lo dejamos unos 5 minutos más al fuego y finalmente lo apagamos y dejamos reposar. Ya antes de servir podremos agregar las pasas y una cucharadita de esencia de vainilla.

Un entrante nada aburrido para esos kilos que hay que perder

Qué preparar de entrante un día que tengáis una cena

La receta se llama AMANIDA DE BOLETS , traducido en castellano sería ENSALADA DE CHAMPIÑÓN

INGREDIENTES
Lechuga a trocitos pequeños
Tomate vaciado por dentro y partido en dos
Tomates pequeñitos
Huevo duro, cortando las capas de arriba y de abajo
Aceite y sal

Cocemos huevos duros según los champiñones que queramos hacer. Una vez estén duros los enfriamos y les cortamos la parte de arriba y abajo, al mismo tiempo preparamos el tomate y lo partimos por la mitad vaciándolo por dentro, las dos partes, y poniéndole sal y aceite.
Ponemos el huevo sobre el plato y encima de él le ponemos el tomate, alrededor le colocaremos lechuga a trocitos muy pequeños adobados de aceite y sal y tomates pequeños. Esto lo sacamos a la mesa, y os quedará así de bonito…. os paso fotos…
Como veis amigos hispanos es un plato súper sencillo de hacer, y divertido a la vista que a los peques les podemos poner y así comer verdura sin darse cuenta.
Esta ensalada la llamamos bolet, por la forma que tiene, se le puede añadir todos los ingredientes que queramos, porque también la podríamos hacer con pasta fresca, o bien con gambas peladas, yo os paso la receta fácil y luego ustedes pueden decorarla como quieran

Bon Appétit!

AMANIDA DE BOLET
Esta foto es la presentación con un par de hamburguesas.

Mousse de mango

El mousse, cuyo término en francés significa espuma en español, es un preparado culinario con origen en el país galo, cuya base es la clara de huevo montada a punto de nieve, lo cual le proporciona una consistencia esponjosa. Aunque el más conocido es el mousse de chocolate, también son muy comunes los de frutas, como el que presentamos en esta receta.

Ingredientes:

2 mangos

½ jugo de limón

4 claras de huevo

2 láminas de gelatina

Azúcar

Elaboración:

Lo primero que debemos hacer es poner la gelatina en agua fría. Seguidamente trituraremos la pulpa de los mangos y añadiremos el jugo de limón con un poco de azúcar. A continuación añadiremos la gelatina, disolviéndola.

Dejaremos enfriar por un tiempo y mientras batiremos las claras a punto de nieve. Una vez listas, las mezclaremos cuidadosamente con los mangos.

Se coloca en un molde y se deja enfriar de nuevo, antes de servir.

Comida cruda: los orígenes de una dieta sana

¿Estamos volviendo a los orígenes?

El cuestionamiento de una dieta sana ha evolucionado a lo largo de la civilización humana. Es curioso como años atrás la carne roja se consideraba un privilegio imprescindible para una alimentación rica y plena. Sin embargo, hoy reconocemos lo dañina de su uso o abuso en nuestra dieta diaria.

El hombre ha progresado en su historia culinaria o cultura gastronómica de una manera peculiar.  En la Era Prehistórica el hombre pasó de la comida cruda a la cocinada una vez que descubrió el fuego. Luego, en la Edad Antigua, pasó de las comidas simples a las preparadas, con la ingeniosa elaboración de las especias.  Y finalmente, en la Edad Moderna, el hombre pasa de las comidas más elaboradas a los platos gourmet, con la importación y exportación de alimentos exóticos a lo largo de grandes distancias.

Ahora, en el siglo XX, irónicamente el hombre creó la presente comida rápida, una manera de sobrellevar esta sociedad demandante donde pocas veces hay tiempo para preparar o ingerir un menú apropiado.

Afectado en gran medida en su salud, con el crecimiento del cáncer, las enfermedades crónicas como el asma y la diabetes, a consecuencia del abuso de la notable comida rápida, el hombre decide esforzarse por equilibrar su dieta y encontrar la “mágica” comida que le ofrece la deseada salud y longevidad.

Es entonces que aparece un fenómeno interesante: el hombre vuelve a sus orígenes  culinarios y surge el crudivarismo.

En el siglo XXI se distingue una generación que no solo se decide por los alimentos vegetarianos veganos, sino que aún más, opta por comer alimentos en su estado crudo.  Los crudistas rehúsan cocinar los alimentos por encima de 116 grados Fahrenheit (46 grados centígrados) porque argumentan que así pierden gran parte de sus propiedades: vitaminas, minerales, proteínas  y especialmente muchas de las enzimas necesarias para una nutrición completa.  En realidad, no es menos cierto el dato de que la comida cocinada pierde más de la mitad de sus propiedades nutritivas, algo claramente reconocido en el mundo científico.

Pero, ¿es esta dieta saludable? Y también importante: ¿puede uno adoptarla como un estilo de vida? Le parecerá raro pero en realidad tiene muchos seguidores. Una celebridad reconocida es la actriz Demi Moore, quien puede presumir a sus más de cuarenta años de una piel tersa y de un cuerpo vigoroso.  En Hollywood esta dieta tiene grandes propulsores y hasta existen varios restaurantes altamente reconocidos.

¿Qué comen?

Pues todas las variedades de frutas y vegetales existentes en la naturaleza, preferentemente directamente del árbol o de una tierra orgánica.  También comen granos y semillas crudos (claro está, no tostados). Y vale recalcar que comen todos los diferentes tipos de nueces y semillas, de donde obtienen el alto nivel proteínico y las grasas, con las que elaboran excelentes quesos y leches. Igualmente incluyen los germinados, la alfalfa, algas secas como el nori, comúnmente usado para sushi, aceitunas crudas de todas las variedades y granos deshidratados que usan para hacer panes, pizzas, tartas y galletas consistentes y deliciosas.

Vale recalcar que esta nueva dieta crudivorista es también una nueva filosofía de vida. Los crudistas prefieren vivir en contacto diario con la naturaleza, preferentemente virgen, no industrializada, de donde de manera natural obtienen su alimento. Los mismos practican yoga, reiki y algunas filosofías esotéricas como el Tantra. Educan a sus hijos libres de toda institución social, mediante la educación en casa sobre aquello que al niño le interesa y le motiva en su reconocimiento del mundo. Beben agua natural de arroyuelo y crean sus propios huertos para su autoabastecimiento. Buscan respirar profundamente el aire puro nunca contaminado y llevar una vida activa, de constante ejercicio. Practican la unidad con la madre naturaleza y con los otros seres vivos y están, como es de esperar, en contra de toda violencia individual y colectiva.

Los crudistas creen que su filosofía ayuda al planeta a rejuvenecerse de la crisis ecológica en que se encuentra.  Son antagónicos del consumismo y promueven una vida simple, lejos de la caótica sociedad industrializada.

Habría que ponerse a pensar si después de cientos de años de evolución humana, el hombre en el siglo XXI no está regresando a sus orígenes, a una vida salvaje, o mejor dicho, silvestre. Lejos de los aparatos tecnológicos como la TV, los videojuegos, el microondas, el celular, el aire acondicionado, la computadora, entre otros, el hombre encuentra su salud mental, física y espiritual en lo que siempre ha estado allí para resguardarnos: la madre naturaleza en su estado más puro.

Flan de coco

El flan de coco es una receta típica de muchos países de Latinoamérica. Para un sabor inigualable, no hay como prepararlo en casa y obtener un delicioso flan de coco casero. Si esta receta te gusta, no puedes perderte la del flan de almendras, rápido y fácil en el microondas.

Ingredientes:

13.50 oz. (400 ml) de crema de coco

8.50 oz.  (250 ml) de leche

3.85 oz (110 gr) de azúcar

4 huevos

2 yemas de huevo

½ cucharadita de cardamomo molido

Para el caramelo, 5.30 oz (150 gr) de azúcar y 2 cucharadas de agua.

Elaboración:

Para comenzar, precalentaremos el horno a 375ºF (190ºC).

Mientras tanto, iremos preparando el caramelo: calentamos el azúcar y el agua en una sartén, revolviéndolo hasta conseguir el punto idóneo. Una vez listo, deberemos verter el caramelo en 8 moldes de flan.

A continuación vertimos la crema de coco en una sartén y la dejamos hervir. Añadimos el cardamomo molido, batimos los huevos, junto con el azúcar y las yemas. Acto seguido verteremos leche hirviendo sin dejar de batir la mezcla.

Una vez listo, sólo nos queda verter todo en los moldes. Para ello los colocaremos en una bandeja grande y añadiremos dos dedos de agua tibia. Lo introducimos en el horno y lo dejaremos ahí por unos 35 minutos. El siguiente paso será sacarlo y dejar que se enfríen. Después ya pueden colocarse en la nevera para poder ser servidos fríos.

Tortilla española

La famosa tortilla española, también conocida popularmente como tortilla de patatas es un plato fácil cuya elaboración nos tomará poco más de media hora. A continuación explicamos los pasos a seguir para preparar una tortilla para 4-6 personas.

Ingredientes:

2.5 libras (poco más de 1 kg.) de papas

Una cebolla grande

9 huevos

Aceite de oliva

Sal

Elaboración:

Comenzaremos por pelar las papas y cortarlas en pequeños cuadritos. Le echaremos sal y seguidamente se pela la cebolla en juliana. Pondremos una sartén al fuego con aceite de oliva abundante y, cuando esté caliente, echamos las papas y la cebolla.

Todo debe cocinar a fuego lento, permitiendo la cocción apropiada tanto de las papas como de la cebolla. Cuando veamos que las papas adquieren un color dorado, procederemos a sacarlas del fuego y escurrir el aceite.

El siguiente paso es batir bien los huevos. Una vez listo, le echamos las papas y la cebolla para que se mezclen bien y añadiremos una pizca más de sal.

A continuación pondremos al fuego la sartén con apenas dos cucharadas de aceite de oliva y, a medida que se vaya calentando, iremos moviendo el aceite para que cubra completamente la base.

Ya con el aceite caliente, bajaremos la intensidad del fuego y verteremos en la sartén la mezcla de los huevos batidos con las papas y cebolla, extendiéndola bien por toda la base. De vez en cuando debemos agarrar la sartén y moverla ligeramente en movimientos circulares para asegurarnos que la tortilla no se pegue al fondo.

Esperaremos un rato hasta que la mezcla hierva y finalmente le daremos la vuelta a la tortilla con la ayuda de un plato. Lo colocaremos sobre la sartén a modo de tapadera y lo giraremos rápidamente para que quede boca abajo. Tras esto, sólo tenemos que dejar que la tortilla se deslice de nuevo dentro de la sartén con la parte cocinada hacia arriba.

De nuevo nos aseguraremos de ir moviendo la sartén para que el fondo no se pegue. Le daremos unos minutos más, asegurándonos que esté bien cocida (podemos comprobarlo pinchándola con un tenedor).

Huevos rellenos de jamón y camarones

Para disfrutar de una riquísima comida, no debe olvidarse la importancia de un buen entrante. Los huevos rellenos de jamón y camarones son un plato que nos sacará de más de un apuro cuando tengamos invitados por sorpresa, ya que es rápido y fácil de preparar.

Ingredientes:

8 huevos

¼ de libra (100 gramos) de jamón

¼ de libra (100 gramos) de camarones pelados

Aceitunas sin hueso

1 pimiento

Mayonesa

Sal

Pimienta

Elaboración:

Comenzaremos por cocer los huevos y dejarlos enfriar. Después los pelamos, los cortamos por la mitad y extraemos las yemas. Hervimos los camarones (en caso que estén crudos) y picamos el jamón y las aceitunas en pedacitos muy pequeños. Tras ello, agarramos las yemas y las mezclamos junto con los camarones, el jamón y las aceitunas, y las sazonamos con sal y pimiento al gusto.

Una vez lista la mezcla, se coloca sobre el huevo, en el hueco que correspondía a la yema y lo cubrimos ligeramente con mayonesa. Tras ello, puede adornarse con tiras de pimiento y aceitunas.