No me clones la tarjeta de crédito

Una de las peores cosas que le puede suceder a un usuario de una tarjeta de crédito o débito es que se la clonen, y por tanto utilicen su tarjeta duplicada para consumirle el crédito.
Las tarjetas de crédito suelen tener una seguridad en la que el banco puede legar a reembolsar a su cliente el importe del dinero sustraído ilegalmente, sin embargo resultará algo más complicado reclamar cuando se trate de una tarjeta de débito.
En cualquier caso, tanto con crédito como con débito, será una gran molestia el llegar a sufrir este robo electrónico, de modo que a continuación detallaré algunos consejos a seguir para evitar el robo.

Mucha gente piensa que el robo habitual de la tarjeta de crédito se produce cuando se  utiliza un cajero automático y la tarjeta no vuelve a salir, de modo que para el robo, han instalado un pequeño aparato llamado skimmer que lee la banda magnética de la tarjeta.
Sin embargo hay otra manera de actuar que puede producirse en un establecimiento, como restaurantes, talleres, gasolineras,…, donde permiten el pago con tarjeta de crédito.
En estos casos lo que puede ocurrir es que, antes de pasar la tarjeta de crédito por el  cobrador de tarjetas, pueden pasarlo primero por otro lector de tarjetas, de modo que es cuando hacen la clonación.
De modo que cuando vas a un bar a comer y te traen la cuenta, no tienes que limitarte a dejar tu tarjeta de crédito  y esperar a que te traigan el recibo para firmarlo.
Te recomiendo que lleves personalmente la tarjeta o acompañes al camarero hasta la caja para que puedas ver como pasan la tarjeta por el cobrador.
Hay veces que el cobrador lo tiene situado en un punto bajo que no puede verse desde la posición del cliente, pero en cualquier caso has de decir;
– Quiero ver como pasas la tarjeta por el lector, gracias.

De este modo evitas el posible acto fraudulento que puedan cometer, es decir, sabrás que han pasado tu tarjeta una sola vez por el auténtico cobrador, de modo que como tu estás mirando no les das oportunidad para que la clonen.

Hay que tener en cuenta que una vez clonada la tarjeta, será complicado vincular al establecimiento con el acto de la clonación, es decir, que puedes tener una clara sospecha de que te hayan clonado la tarjeta de crédito en una gasolinera, pero prácticamente es imposible que demuestres tal hecho.

El divorcio y la separación de bienes

Un divorcio siempre es una situación traumática para quien lo vive. Cuando hay niños, lo mejor es tratar de afrontar los hechos de la manera más sana y honesta posible, ya que éstos se verán afectados por una mala relación de los padres. Otro de los grandes problemas a los que las parejas se enfrentan durante la separación, la cual provoca el mayor número de conflictos, son las finanzas.

La división de los bienes.

Normalmente, todo lo que la pareja adquiere durante el matrimonio está sujero a ser repartido. Como excepciones suelen ser las herencias, regalos a uno de los cónyuges y los bienes adquiridos antes del matrimonio. Al hacer las divisiones, los jueces consideran los ingresos de cada persona, la duración del matrimonio y cuánto ha contribuido cada cónyuge a los bienes materiales de la casa.

No obstante, la legislación varía según países o incluso dentro del mismo. Por ejemplo, existen varios estados en EE.UU. donde las propiedades son automáticamente divididas de manera equitativa entre el matrimonio.

Si pensabas tratar de ocultar ciertos bienes, ya sea evitando mencionar su posesión o transfiriéndolos a otra persona, podría acarrearte problemas legales y penalizaciones, así como forzar una nueva división de propiedades.

El divorcio y las deudas.

Al igual que los bienes, las deudas también pueden ser repartidas en un divorcio. En general, es común que éstas se dividan de manera equitativa, aunque existen estados donde cada cónyuge será responsable por su deuda individual más una parte de las deudas que tengan en común.

Un error frecuente es el seguir manteniendo cuentas juntas después de un divorcio. A primera vista puede parecer lo más sencillo y práctico, pero en situaciones de separación es mejor romper completamente los lazos económicos con la ex-pareja.

Sí es recomendable que, como parte del trato al finalizar el divorcio, se incluya la obligación de pagar cualquier deuda en común. Es posible también tomar parte de los bienes para saldar deudas y así quedar libre de pagos y futuras responsabilidades.

Respecto a la casa, principalmente en EE.UU., es conveniente tratar de venderla antes de que el divorcio se haga efectivo, ya que la ley de impuestos da más ventajas fiscales a los matrimonios, en contraposición con las personas solteras.

Los planes de jubilación.

En dinero en planes de jubilación también forma parte de los bienes gananciales y, por tanto, está sujeto a división en caso de divorcio. Generalmente las cantidades suelen tenerse en cuenta a partir del día en que se contrajo matrimonio y hasta el momento en que este se disuelve.

Para solicitar la división de los planes de jubilación debe hacerse una petición al juez, de manera que impida que uno de los cónyuges retire el dinero. También es posible que la pareja se ponga de acuerdo en no dividir los planes de jubilación o sus beneficios, pero debe hacerse de forma escrita y presentarlo como parte del acuerdo final ante el juez.
Sobre los acuerdos previos al matrimonio.

Cada día está más de moda firmar acuerdos previos al matrimonio, donde se establezcan las condiciones y reparto en caso de divorcio. Normalmente suelen efectuarse en presencia de un abogado para otorgarle mayor validez, y deben ser firmados por ambos cónyuges.

En él podrán incluirse un listado de los bienes que se poseen, así como las deudas, hacer acuerdos finacieros tales como el pago de pensiones en caso de separación, herencias, custodia de los hijos de matrimonios previos y, por supuesto, cómo los bienes serán divididos en caso de divorcio.

Este documento puede ser variado de mutuo acuerdo en el futuro, de manera que se pueda cambiar en función de las circunstancias de la pareja.

¿Existe la estabilidad laboral?

¿Existe la estabilidad laboral? ¿Qué tan seguro es realmente un lugar de trabajo hoy en día? ¿Se puede aplicar el concepto de generaciones anteriores a nuestra realidad globalizada?

Antes la vida era más fácil. Aquellos que salían de la universidad finalmente hallaban un puesto de trabajo estable sobre el que cimentar un futuro seguro. A partir de ese momento lo prioritario era conservarlo. Labor relativamente fácil dadas las circunstancias. El quehacer económico parecía esta regido por patrones repetitivos  y recurrentes que parecían indicar una línea de conducta económica estable, poco cambiante y de larga duración. Eran tiempos dorados.

Sin embargo las últimas crisis económicas están demostrando cada vez más, que la vida ha dejado de ser lineal. Es mucho más difícil que antes planificar el futuro basado en esa premisa. Los planes para el pago del crédito de la compra de una casa o un vehículo pueden esfumarse de la noche a la mañana, como bien lo evidenció la última crisis en los Estados Unidos.

¿Hasta qué punto aquello que nos inculcaron nuestros padres – muy justificadamente – preocupados por nuestro bienestar y nuestro futuro, sigue teniendo vigencia?

¿Es posible garantizar hoy la permanencia de un puesto de trabajo a largo plazo?

Comenzando por las empresas, forzadas a adaptarse a cambios drásticos a un velocidad vertiginosa.

Por lo tanto es necesario cambiar el paradigma, y los primeros que deberían pensar en hacerlo son los más afectados.

¿Qué diferencia hay hoy en día entre un lugar de trabajo y una función laboral útil, indispensable?

Nada garantiza hoy en día que el lugar de trabajo en el que uno se está desempeñando  sea sinónimo de inamovilidad.

¿Por lo tanto que garantiza una estabilidad laboral?

Juan B (nombre inventado) es químico farmacéutico recién graduado. Como muchos jóvenes profesionales que aún siguen pensando con el paradigma antiguo, comienza a transitar la senda ya acostumbrada. Su padre, renombrado químico farmacéutico, que acaba de jubilarse, es uno de los primeros en animarlo a hacerlo. Sin saber que los tiempos han cambiado.

Después de presentarse a innumerables entrevistas laborales sin éxito  finalmente y ante la desesperación natural que esto provoca, decide aceptar un empleo como visitador médico, por intermedio de su padre, quien no sale de su asombro ante los cambios producidos últimamente.

Meses más tarde Juan B. se comienza a desesperar ante las perspectivas de permanecer de por vida en la función que aceptó.

Comienza entonces un periplo que calculo, muchos de los jóvenes estarán recorriendo, llevados por la búsqueda no solamente de un puesto estable sino sobre todo de una labor mediante la cual puedan realizarse profesionalmente.

Con el tiempo, empieza a darse cuenta que existe un divorcio total de lo que los médicos necesitan y los productos que el laboratorio ofrece. Se da cuenta que la competencia reacciona muy rápidamente a los cambios en el mercado y que el poco “servicio al cliente” que puede prestar sucumbe finalmente a la preferencia por los precios más bajos. Tampoco hay visos de cambio de política de ventas en su empresa y sus sugerencias y propuestas chocan contra un muro de hormigón armado anclado en procedimientos “ya acostumbrados” y tradicionales.

Después de largas charlas con su padre y con otros visitadores médicos decide “dar la vuelta a la tortilla”. Reduce su horario laboral a tres días por semana y con el poco capital que ha podido ahorrar funda una pequeña empresa unipersonal. Su objetivo: introducir una modalidad diferente, acorde a los tiempos que corren.

Su estrategia: Ofrecer un servicio de búsqueda y provisión de medicamentos en base a la necesidad que expresan los médicos profesionales, sin estar contractualmente vinculado a ninguna marca.

El resultado es apabullante. Muchos médicos expresan su satisfacción abiertamente y lo alientan a seguir en su emprendimiento.

Al cabo de dos años, Juan B. logró lo que muchas personas aún siguen tratando. Hallar un puesto seguro de trabajo. Pero esta vez cimentado no tanto en la estabilidad que pueda proveer una institución sino en una sólida clientela que recurre a sus servicios y un potencial de expansión cada vez más atractivo.

Lejos quedaron la desesperación y la resignación incipiente.

Hoy ya está construyendo su casa y lo mejor de todo es que no necesita ahorrar para su jubilación, mientras la calidad de su servicio  y su trabajo sigan intactos.

Por Rudolf Berhard Behrens Dacak.

Sobre el autor: En la actualidad y después de creer en el mito del puesto seguro de trabajo, finalmente me he lanzado al vacío, y he aprendido a volar. Soy profesor particular de idiomas, doy cursos de capacitación para empresas, trabajo como traductor en congresos y estudio psicología on-line con una universidad en Alemania.

10 trucos para ahorrar

Ahorrar miles de dólares no es algo que suele suceder de la noche a la mañana. Para ello, se necesita tiempo y dedicación.

Estos son algunos de los consejos que, a lo largo del tiempo, pueden ayudarle:

Experimente con sus cuentas. Si utiliza algún tipo de software de finanzas, puede deducir virtualmente un cheque por valor de $100, $200 ó $300. No será un cheque real, pero el programa informático deducirá esa cantidad de su cuenta (aunque el dinero en verdad seguirá en su banco) y así será tratado como un experimento que le dirá si usted podría haber pasado sin ese dinero y, por tanto, haberlo ahorrado.

Seleccione sus billetes. La base de este sistema es similar al clásico de poner monedas en un bote. Consiste en determinar que cada billete de $5 (ó $10 ó $20 según elija) que llegue a su cartera deberá ser colocado en una caja aparte.

Establezca un “impuesto familiar”. Si lo hacen los gobiernos, ¿por qué no su familia? Establezca un sistema mediante el cual cada miembro de la familia deberá depositar en una alcancía $1 por día. Si aprenden a sacrificar un café o cualquier otro pequeño capricho, al final se sorprenderá de ver cuánto dinero han ahorrado y premiarse con algo especial para toda la familia.

Ahorre los gastos laborales. Cuando usted tiene gastos por su trabajo, en ocasiones su empleador puede demorar varias semanas en reembolsarle estos gastos. En el momento en que reciba el reembolso, probablemente usted ya haya pagado sus facturas y, en lugar de cobrar el cheque, quizás pueda permitirse ingresarlo en una cuenta de ahorros.

Tenga en cuenta sus reembolsos. Otra situación similar que le permite ahorrar un dinero extra, es al recibir cheques de reembolsos (“rebates”) al comprar ciertos productos. Algo interesante puede resultar comprobar su lista de la compra del supermercado, donde generalmente le indicará la cantidad que usted “ahorró” en la compra, y proponerse ingresar esa misma cantidad en su cuenta de ahorros.

Redondee al alza… o a la baja. Un truco simple pero efectivo es “engañar” a su libreta de cheques. Al hacer un pago mediante cheque de, por ejemplo, $133, deduzca de su libreta $135, de manera que si hace esto regularmente, a final de mes podrá comprobar que en su cuenta queda más dinero del que esperaba.

Impóngase cargos. Propóngase pagar por cada gasto en que incurre. En las compras comunes, usted puede imponer una tasa de interés del 10%, de modo que cada vez que compre algo deberá deducir el 10% que irá directamente a sus ahorros. Esto no sólo resulta ser una productiva forma de ahorrar, sino también de disuadirle de hacer compras innecesarias.

Ahorre los aumentos de salario. Sí, sí, ya sabemos que los aumentos de salario no es algo que esté muy de moda últimamente… pero para aquellos afortunados que se ven recompensados con un incremento salarial, les aconsejamos que tengan en cuenta esta medida de ahorro. La subida de salario suele ser una sorpresa, y ya que estamos acostumbrados a vivir con lo que teníamos, es un buen momento para decidir que ese aumento mensual o quincenal vaya a parar a nuestra cuenta de ahorros.

Divida su paga. Una forma directa de ahorrar consiste en establecer un sistema de ahorro por horas, es decir, tras cada semana trabajada, usted decide que 2, 5 ó 9 de sus horas trabajadas vayan a parar a su cuenta de ahorros, efectuando transferencias automáticas entre sus cuentas.

Sea el último en cobrar. Lo habitual (y hasta cierto punto recomendable) es determinar una cantidad de dinero que vaya a parar a su cuenta de ahorros. No obstante, si comprueba que a fin de mes le sobra algo de dinero, puede invertir el proceso. La forma en que puede proceder es efectuando primero todos los pagos, compras, etc… y apartar todo lo que sobre a su cuenta de ahorros. Eso evitará que gaste a final de mes lo que le sobre con la excusa de que ya había destinado una cierta cantidad para ahorros.

Eso sí, la tentación siempre está en no gastar el dinero en cosas innecesarias y saber decir NO a uno mismo.

Pasos para enviar dinero a México

Se estima que casi 30 millones de mexicanos viven es Estados Unidos, muchos de los cuales envían tanto de manera esporádica como regularmente, algún tipo de ayuda económica a sus familias en México.

A continuación les explicamos las 3 formas más comunes de enviar dinero desde Estados Unidos a México.

1. Agencias privadas cuya principal función es la transferencia de dinero.

Las dos más conocidas y que controlan la mayoría de las transacciones de este tipo son MoneyGram International y Western Union. Ambas sirven para enviar dinero no sólo a México, sino también a otros países del mundo.

MoneyGram ofrece 3 opciones para enviar su dinero:

a)     Cambio Plus: un servicio que permite la llegada del dinero a México en sólo 10 minutos desde que se efectua el envío. Para utilizarlo, sólo debe localizar a un agente de MoneyGram llamando desde EE.UU. al teléfono gratuito 1-800-955-7777, donde puede solicitar que le atiendan en español.  Ahí le orientarán acerca de dónde se encuentra la oficina más cercana, donde deberá rellenar una forma, tras lo cual entregará la cantidad de dinero que desea enviar más el cobro por el servicio. A continuación asegúrese de que le entreguen el comprobante de envío, donde le indicarán el teléfono al que usted debe llamar para recibir instrucciones de cómo recoger el dinero. En esa llamada se le facilitará un número de referencia que deberá anotar para dárselo a la persona a quien le hace el envío. Tanto la llamada para obtener el número de referencia como para indicar a su familiar o amigo las instrucciones de cómo recibir el dinero tienen una duración de unos 3 minutos, y es gratis, ya que está incluída en el servicio. En ese momento ya pueden recoger el dinero en México en Wal Mart, Gigante, Soriana, Superama, Bodega Aurrerá, Bancrecer o Banorte. Para ello, quien recibe el dinero deberá llevar el número de referencia que usted le habrá facilitado y una identificación oficial con foto (deberá ser la misma persona que usted anotó en la forma). El dinero se entregará en pesos mexicanos, ya sea mediante efectivo o cheque, según su elección.

b)    Cambio Plus a Bancomer: es exactamente el mismo sistema que hemos descrito anteriormente, con la diferencia que el dinero se recibe sólo en un banco BBVA.

c)     MoneyGram eMoney Transfer: esta es la forma más cómoda, ya que le permite enviar el dinero por internet, haciendo una transferencia electrónica. Para emplear este método, necesitará una tarjeta de crédito o débito de un banco de EE.UU. y su número de Seguro Social.

Western Union brinda 6 opciones para el envío de dinero a México:

a)     Dinero en Minutos: el sistema es igual al Cambio Plus de MoneyGram. Para encontrar a su agente más cercano debe llamar al 1-800-325-4045. El dinero puede recogerse en Banamex, Bital, Salinas y Rocha, Bodega de remates, central de autobuses, Elektra y Telégrafos de México.

b)    Dinero Día Siguiente: lo mismo que la opción anterior (a), pero el dinero estará disponible un día después del envío.

c)     Giro Paisano: el dinero puede recogerse en Telecomm o Telégrafos de México a los pocos minutos de ser enviado.

d)    Giro Telegráfico: lo mismo que la opción (c), pero para ser recogido un día después del envío.

e)     Giro Telegráfico con aviso a domicilio: los pasos para solicitarlo son siempre los mismos. La diferencia radica en que en esta opción el giro telegráfico le llega a su casa aproximadamente 2 días después de hacerse el envío.

f)     Envío de dinero en línea: al igual que MoneyGram, Western Union ofrece a sus clientes la opción de enviar su dinero por internet, siempre y cuando disponga de una tarjeta de crédito de EE.UU. y su número de Seguro Social.

Como pueden comprobar, son muchas las opciones pero la forma no suele variar, ni siquiera entre ambas compañías, ya que se trata de un método establecido y confiable.

A continuación seguimos con otras alternativas para el envío de dinero.

2. Envío mediante Money Order (Giro Postal).

El Money Order, también conocido como Giro Postal o Órden de Pago, es un documento que suele enviarse por correo postal. Cuando la persona en México lo recibe, sólo deberá dirigirse a un lugar donde poder cobrarlo. El costo de un Money Order suele rondar los $3, dependiendo del lugar donde lo consiga. Debe tener en consideración que existen Money Orders nacionales (para dentro de EE.UU.) e internacionales (para México u otras partes del mundo).

Tenga en cuenta que el servicio postal de Estados Unidos dispone de un servicio de envío de Money Orders internacionales. También ofrece un servicio de envío de dinero denominado Sure Money (Dinero Seguro), que permite transferir dinero en 15 minutos a algunos países, entre ellos a México. Puede informarse más sobre este servicio en su oficina de USPS más cercana o llamando al 1-888-368-4669.

3. Envío de dinero a través de un banco.

Esta no sólo es una manera excelente y segura de enviar dinero a México, sino que además en algunos bancos ES GRATIS. Nos enfocaremos en explicar cómo funciona el sistema en CHASE, aunque usted puede averiguar si su banco también le ofrece este servicio y si le cobra por él.

Es importante recalcar que hoy en día hay bancos que ofrecen la posibilidad de abrir una cuenta de banco con la matrícula consular de México, su pasaporte y su número de contribuyendo (ITIN), sin necesitar tarjeta de residente o número de seguro social.

Como decíamos, Chase dispone de un servicio de envío de dinero a México llamado Rapid CashSM, que permite a sus clientes enviar dinero a familiares o amigos, sin costo alguno (son gratis 3 transferencias al mes, de máximo $1,500). Este servicio lo ofrece conjuntamente con Banorte, donde podrá ser recogido en una cuenta de Banorte o ser retirado en una sucursal o cajero automático ATM. De esta manera, el dinero está disponible en México el mismo día si se hace el envío antes de las 3 de la tarde (hora centro en EE.UU.) Obviamente, al tratarse de transacciones entre bancos, su dinero está más seguro.

Para más información sobre este producto de Chase o productos similares en otros bancos, diríjase a su sucursal habitual más cercana, donde sin duda podrán informarle en detalle.

El banco en su móvil

Una de las grandes ventajas de vivir en un país desarrollado como EE.UU. es la simplicidad y la comodidad con que pueden efectuarse las tareas más cotidianas, como por ejemplo, consultar su saldo bancario desde su casa.

Desde su casa… o desde cualquier lugar, porque algunos bancos ya han comenzado a implementar un sistema de banca a través del teléfono celular, un servicio que permite a los clientes no sólo saber de cuánto dinero dispone en su cuenta sino también hacer transferencias entre su cuenta de cheques y su cuenta de ahorros, o viceversa.

En esta época en que el uso de las tarjetas de cajeros automáticos o ATM se usan con frecuencia inusitada, es siempre recomendable saber el balance de la cuenta previo pago en el supermercado, la tienda de ropa o la farmacia. Esto impedirá los indeseados sobregiros que, muy probablemente, implicarán pagos de comisiones a su entidad bancaria.

La banca móvil es práctica y sencilla de usar. Por ejemplo: supongamos que usted olvidó verificar su saldo y realizó una compra grande. Su balance ha descendido por debajo de una cantidad apropiada (previamente establecida por usted), así que el sistema automático le enviará un mensaje a su celular avisándole de este hecho o incluso proponiéndole una transferencia inmediata de su cuenta de ahorros a su cuenta de cheques, para evitar así quedar en “números rojos”.

Con sólo enviar un mensaje de inmediato, sus fondos podrán ser transferidos y su cuenta dejará de estar en riesgo de sobregiro. Una gran ventaja asegurada.

Y hablando de seguridad, no pienses que cualquier banco ofrecería este tipo de servicio sin dar las mínimas garantías a sus consumidores. La banca móvil ofrece las mismas barreras de seguridad que le ofrece la banca on-line, la que probablemente haya usado en más de una ocasión, confiriéndole un acceso total a su dinero.

Antes de usar este tipo de servicio, consulte el costo con su entidad bancaria. Si bien ellos pueden (y deberían) ofrecérselo de manera gratuita como un servicio añadido, usted sí podría incurrir en gastos derivados del uso de datos de su proveedor de servicio de telefonía celular.

2MCQDATEHMN5

Estrategias para su retiro

Si bien EE.UU. es un excelente país donde el trabajo duro se ve recompensado, no puede olvidar que llegará el día en que usted deba retirarse y disfrutar de los frutos de años de trabajo. A diferencia de otros países con un sistema de jubilación institucionalizada, el retiro en EE.UU. aportado por sus contribuciones al Seguro Social será con toda seguridad insuficiente para mantener el nivel de vida que lleva hoy en día.

Una mala planificación de su futuro puede acarrearle desagradables sorpresas, como la de descubrir que, pese a haber alcanzado la edad de jubilación, necesitará seguir trabajando para poder vivir.

Así pues, la jubilación no es algo que deba tomarse a la ligera, ya que una buena planificación le garantizará un mejor futuro y podrá ayudarle a determinar cuándo podrá jubilarse y en qué condiciones. Para ello, el mejor consejo es comenzar a preparar su retiro lo antes posible, para lo cual deberá analizar las diferentes opciones que se le brindan, en función de su situación particular.

Comúnmente, existen los planes 401(k), IRAs y otras opciones de inversión que le garantizarán unos ingresos adicionales en el momento de retirarse.

Los planes 401(k) son ofrecidos por el empleador y tienen varias ventajas fiscales. Verifique si usted dispone de esta opción y, dependiendo del plan, lo que vaya depositando será previo a pagar impuestos, por lo que usted retrasará el pago sobre ese ahorro. En términos generales, el empleador suele aportar una parte proporcional a lo que usted contribuye en el plan, pero las condiciones específicas varían según lugares.

Una cuenta IRA es un plan de ahorro personal pensado para la jubilación. El dinero es depositado en el IRA, hasta el máximo permitido por ley. A esto se le llama “contribuciones”, las cuales en muchos casos podrán ser deducidas en su declaración de impuestos de ese año. Un matiz importante a resaltar es que tanto las cantidades aportadas como los intereses generados por éstas estarán exentas de pagar impuestos hasta que el dinero de la cuenta sea retirado.

Ya sabe, si trabaja para conseguir una vida mejor, no se olvide que algún día tendrá que dejar de trabajar para disfrutarla.

Comprando su primera casa

Antes de comprar una casa, uno se siente desarraigado, casi como si no perteneciera al lugar. Esa sensación se multiplica cuando se trata de una persona viviendo en otro país, como todos aquellos hispanos que cada año llegan a EE.UU. con la ilusión de establecerse.

Especialmente para ellos, el sueño de conseguir una vivienda propia es algo que les ayudará a sentirse parte de la comunidad, de echar raíces. El proceso para poder ser dueño de su propia casa es complejo, pero con la información apropiada y el repaldo de una entidad bancaria sólida y confiable, es algo que incluso hoy en día, en medio de un mercado inmobiliario tan volátil, puede conseguirse.

Para empezar, uno debe ser consciente de los requisitos necesarios para la adquisición. Una vez en el banco, le informarán de qué necesita, y es recomendable que usted tenga al menos una idea realista de cuánto puede pagar al mes por su hipoteca, sin olvidar los gastos asociados como son el seguro, los impuestos o, en algunos casos, el costo de la asociación de vecinos.

No hay que olvidar que para la compra de una vivienda se necesita un dinero disponible para el pago inicial. El porcentaje requerido depende de muchas variables, yendo desde el 3% (principalmente en préstamos FHA para los primeros compradores de vivienda) hasta el 20%, porcentaje éste último que le evitará tener que contratar el seguro de hipoteca, PMI, cuyo costo resulta considerable en caso de que la cantidad aportada sea menor a esta cantidad.

Una variable importante a tener en cuenta es el interés hipotecario que el banco le ofrezca. Como sabrá, los intereses pueden ser fijos o variables. La idoneidad de uno u otro dependerá de su situación personal y de la confianza que usted tenga en el futuro. Centrándonos en los intereses fijos, buscaremos aquel más bajo que podamos conseguir, teniendo siempre en cuenta que incluso un 0.25% de diferencia en el interés le podría suponer miles de dólares de ahorro durante la vida total del préstamo.

Un consejo: en un mercado como este en el que la oferta supera con creces la demanda, determine junto con su asesor bancario cuál es la máxima cantidad que usted puede gastar en una casa, y bajo ningún concepto intente decantarse por una propiedad de mayor valor. A la larga, la economía familiar notará el lastre de un préstamo más alto del debido.

Eso sí, estudie cuidadosamente sus posibilidades y valore la realidad de su situación: ¿puede usted vivir en el mismo apartamento que alquila pagando aproximadamente la misma cantidad por una hipoteca?

Abrir una cuenta de banco en EEUU

Hoy en día, más que nunca, los flujos migratorios arrastran a miles de hispanos desde sus países a otros lugares donde aspiran a ganarse la vida. Muchos de ellos, sólo desean crear un hogar donde poder establecerse con sus familias o, en caso de viajar solos, poder enviarles algo de dinero para ayudar en las necesidades económicas.
Afortunadamente, para todos esos hispanos desplazados, algunos bancos están ofreciendo la posibilidad de abrir cuentas bancarias con las matrículas consulares de sus países de origen, así como otro tipo de identificación común, tal como un recibo de la cuenta de la luz, teléfono o agua. Así pues, ciudadanos de países como México, Guatemala, Ecuador, El Salvador o República Dominicana podrán encontrar grandes beneficios en una cuenta bancaria. Otras formas de identificación que también podrían ser aceptadas son pasaportes y el número de identificación de contribuyente o TIN.
Para empezar, la seguridad de poder depositar sus ahorros en un lugar donde se encuentren a salvo de robos o accidentes. Así mismo, el pleno acceso al dinero en la sucursal o en los cajeros automáticos les ofrecerá la conveniencia de disponer siempre de un lugar donde obtener dinero en efectivo de su cuenta bancaria mediante su tarjeta de débito. De esta manera, en lugar de hacer los pagos más comunes mediante giros postales, podrán usar su cuenta de cheques, ahorrando unos dólares en cada transacción.
Igualmente podrá ahorrar si su objetivo es enviar dinero al extranjero, ya que en su banco probablemente le ofrecerán mejores condiciones que en compañías cuyos ingresos se limitan al cobro de comisiones por envío de dinero.
¿Cuál es la mejor manera de elegir un banco? Nuestra recomendación es siempre fijarse en el número de sucursales y cajeros automáticos de que dispone la entidad, ya que el retiro de dinero en cajero ajenos podría acarrearle el pago de comisiones innecesarias.
Otra cosa a tener en cuenta es el servicio al cliente en español, ya que el hecho de que le atiendan en su idioma le ayudará a comprender y resolver cualquier tipo de eventualidad con su cuenta.

Seguros de vida

Un seguro de vida busca garantizar la protección de las personas que el asegurado tiene a su cargo, de modo que en caso de fallecimiento, los beneficiarios pueden acceder a una indemnización en forma de capital asegurado.

Veamos los preguntas más frecuentes relacionadas con los seguros de vida.

¿Es obligado contratar un seguro de vida con la adquisición de una hipoteca?

Lo cierto es que no es obligado suscribir un contrato de vida por dicha concesión, sin embargo las entidades bancarias requieren que su cliente quede asegurado.

En caso de fallecimiento, ¿quiénes cobran por el seguro de vida?

Los designados en la póliza como beneficiarios o los herederos legales. En algunos casos son las entidades bancarias las que figuran como beneficiarias.

¿Qué impuestos tendrán que pagar los beneficiados por el seguro de vida?

Tributación en el impuesto de patrimonio y la declaración de IRPF

¿Qué ocurre si la compañía de seguros ha quebrado?

Es este caso habrá que realizar una reclamación ante la Comisión Liquidadora aportando una serie de datos, como el número de póliza, fecha de vigencia, copia del recibo abonado y copia del DNI

¿Es posible no prorrogar el contrato del seguro de vida?

Ambas partes, compañía aseguradora y asegurado, pueden cancelar la continuidad del contrato mediante comunicación escrita, certificada y con acuse de recibo dos meses antes de la próxima renovación.