5 formas de evitar robos durante un viaje

No es inusual para cualquier persona, incluso los expertos en seguridad, ser tomados por sorpresa durante un viaje. Ya se trate de unas vacaciones o un viaje de negocios, es importante mantenerse alerta y conocer su entorno para evitar el robo.

Lo que no debes llevar

Antes de hacer las maletas, no viene mal hacer un poco de investigación sobre el área local para ver si hay peligros típicos. La delincuencia se produce en todos los países, ciudades y pueblos. Tal vez usted está pasando unas vacaciones en un área remota en otra parte del mundo, el riesgo sigue siendo el mismo. Por eso es recomendable hacer una investigación acerca de la ubicación donde usted va a averiguar cuáles son los problemas de seguridad.

Armado con este conocimiento, usted puede empacar en consecuencia. Dependiendo de donde usted va, puede querer elegir una cartera o bolso, una mochila en una maleta, u otros ajustes similares en su atuendo habitual.

Deje joyas caras, ropa extra, y otros elementos que no son esenciales en el hogar, y renuncie a todo lo que brilla, marca la etiqueta, o llama la atención. No sólo sus objetos de valor están a salvo en casa, sino que también podrá disfrutar de la libertad de viajar ligero y de una manera que esperamos que le permita mezclarse con los lugareños.

Una persona debe empacar ligero de modo que tengan que llevar un montón de trastos con ellos.

Lo que debe traer

Usted también puede querer tomar una serie de precauciones adicionales para sus maletas. Se recomienda un cable de sujeción a algo fijo, cremallera pequeña para impedir el acceso a la bolsa, y una bolsa de seguridad para evitar que los ladrones la rompan y se vayan con lo que hay dentro. Sólo recuerda que los requisitos de seguridad de la TSA indican que sus maletas se desbloqueen en vuelo, así que asegúrese de llevar los candados o cierres con usted y colocarlos una vez en el suelo.

Además, haga copias de todos sus documentos importantes (pasaporte, itinerario, confirmación de las reservas, las tarjetas de crédito) y déselas a la familia y amigos de confianza antes de salir. Usted también querrá compartir las copias de número de clientes de servicios telefónicos y contactos de emergencia. De esta manera, en caso de que su cartera y / o bolsas sean robadas, tendrá una copia de seguridad para continuar con su viaje y tener un medio para llegar a casa.

Considere la compra de un seguro de viaje para darle mayor tranquilidad durante sus vacaciones. Asegúrese de leer la cobertura de su póliza antes de comprar para verificar que la pérdida / robo de seguridad está incluido.

A explorar

Usted es responsable de la seguridad de sus posesiones, nadie más.

Mientras que usted puede sentir la necesidad de relajarse, permanecer alerta y consciente de sus alrededores es su primera y mejor línea de defensa.

Comience por decidir lo que tiene consigo mientras usted está fuera, y trazar su ruta con antelación. Su dinero, tarjetas de crédito, y las formas de identificación debe estar en un lugar seguro, como un cinturón de dinero que lleve cerca de su cuerpo o de un bolsillo de la chaqueta interior. Evite las multitudes y zonas turísticas conocidas por pequeños robos, carteristas y similares.

Tenga cuidado con las personas que se le acercan. Podrían ser estafadores o algo peor … Utilice su instinto. Si usted piensa que algo no está bien, confía en tu instinto.

Siempre es una buena idea llevar una cartera ficticia en la que, llena de monedas y algunos billetes pequeños. Un tipo tuvo una brillante estrategia de guardar las tarjetas falsas que vienen con ofertas de tarjetas de crédito y llevarlas en una cartera de señuelo. Si le atracan y le piden la cartera, podrá entregar la falsa y dejar al ladrón con un montón de cosas inservibles.

Finalmente, mantenerse sobrio. Si usted está intoxicado, es mucho más probable que termine en una situación insegura.

En su hotel

En el check-in, pide una habitación que no está cerca de una escalera o por ascensor (para reducir el tráfico de pie o extraños que merodeaban alrededor de los cuartos más fácil de acceso), así como uno que no está en la planta baja. Si el empleado anuncia su número de habitación para que todos oigan, pida que se le reasigne a una habitación diferente. Lo ideal sería que el check-in asistente debe escribir el número de habitación en el sobre de clave y pasarla a otro lado del mostrador. La discreción puede prevenir el robo.

Una vez en su habitación de hotel, use todas las cerraduras que usted tenga.

A veces, pagar un poco más por la noche le puede dar mayor tranquilidad por el bien de seguridad. Si usted es un mochilero, al alojarse en un hotel de bajo grado, se obtiene el nivel de seguridad que usted pagó. En general, los hoteles de calidad tienen más medidas de protección en su lugar … pero usted todavía tiene que permanecer alerta.

También es posible que desee utilizar la caja fuerte para sus objetos de valor, documentos de viaje, y otras piezas que le gustaría para su salvaguardia. Consulte con la recepción de antemano, sin embargo, averigue qué tan segura es la caja fuerte. ¿Cuántas personas tienen llaves de la caja fuerte? ¿Quién tiene acceso a la sala? A preguntas de carácter general puede determinar si el seguro es una opción viable para usted.

Si le roban …

Por desgracia, hasta al viajero más consciente y alerta puede experimentar un poco de mala suerte. Si usted consigue ser robado, hay algunos pasos a seguir para sacar lo mejor de una mala situación.

Si usted pierde su pasaporte u otros documentos de identificación, póngase en contacto con la embajada más cercana. Idealmente, usted ya tendrá hecho copias que se pueden tomar junto con usted, esto acelerará el proceso de reemplazo.

Si se trata de objetos de valor, sin duda debe informar a la policía para que tengan un registro de ello. La policía emitirá un informe y usted puede reclamar que su póliza de seguros se lo reembolse. Asegúrese de obtener una copia del informe de la policía para su reclamación de seguro.

Transitar por Europa con la visa Schengen

A la hora de viajar por Europa, muchos extranjeros se preguntan cuáles son los requisitos para solicitar la visa que les dará la entrada, la denominada visa Schengen. No obstante, otra de las grandes preguntas es qué sucede si, una vez dentro de Europa, queremos viajar a otros países.

¿Puedo entrar en otro país distinto de donde solicité la visa?

La obtención de la visa Schengen permite el tránsito libre por espacio Schengen sin tener que efectuar trámites adicionales. Esto supone que, una vez dentro del territorio, cambiar a otros países no debería ser un problema.

En cualquier caso, hay ciertas cosas que el turista debe considerar si pretende cruzar fronteras entre países. La más importante es que la visa Schengen no garantiza el derecho automático a poder entrar en todos los países que amparan el tratado, sino que el oficial de inmigración en el puesto de control fronterizo tiene la potestad de denegar el ingreso al territorio, o incluso exigir documentación acreditativa de la situación financiera. Es por esto que, si uno pretende desplazarse a varios países en un mismo viaje, se recomienda que lleve consigo la mayor documentación posible, ya sean extractos bancarios, tarjetas de crédito, los boletos de regreso y la justificación del motivo del viaje.

Si viajo a diferentes países, ¿en qué embajada debo solicitar mi visado?

Cuando uno tiene claro desde un inicio que quiere viajar a diferentes países dentro del territorio europeo, suele encontrarse en la encrucijada de decidir dónde debe solicitar la visa Schengen. En general, la recomendación es dirigirse al consulado o embajada del país principal del viaje o de aquel en el que se pretende pasar una mayor cantidad de tiempo.

La regulación respecto a visados y pasaportes varía con frecuencia, razón por la cual se debe contactar con el consulado o embajada más cercano para asegurarse que se presenta la documentación apropiada así como verificar los costos de la tramitación. También es possible que estos requisitos varíen en función de la nacionalidad del solicitante, el país de destino, los motivos del viaje, etc…

Munich: pasear por la ciudad de la cerveza

El duque Guillermo IV de Baviera promulgó el 23 de abril de 1526 la ‘ley de pureza’, base de la elaboración de la cerveza hasta que la Unión Europea aboliera el dictamen en 1986. Obligaba a que el productor de esta bebida centrase su elaboración en tres ingredientes: agua, lúpulo y malta de cebada. De esta manera favorecía el monopolio que el aristócrata tenía sobre el comercio de la cebada y marcó, sin pretenderlo, una tradición distintiva con el resto de países productores del producto fermentado.

Hoy, en Munich, se continúa elaborando la cerveza siguiendo esta receta, reconocida como una garantía de calidad en la que los aditivos químicos brillan por su ausencia, aunque tiene que competir con un abundante abanico de marcas. Entre ellas, la más popular de baja fermentación – la helles- y por contraste, la Weibbier.

Todo lo que corre por las calles de la capital del estado de Baviera no es alcohol y salchicha. Heinrich Heine definió la ciudad muy certeramente con esta frase: “Entre el arte y la cerveza, Múnich es como un pueblo acampado entre colinas”. Fruto de esta paradójica mezcla resulta la convivencia de las mejores galerías de arte de Alemania con el festival Oktoberfest, que lleva homenajeando en Theresienwiese a la cerveza desde 1810.

Esta poliédrica naturaleza repercute en el tipo de visitante que acude a la localidad, con el tercer mayor número de habitantes del país, y que tiene a su disposición bonos para el uso de trasportes urbanos, carriles bici y una red de hostales Munich para compensar el gasto que acarrea el descubrimiento de la ciudad bávara.

La distribución urbanística que hizo Theodor Fisher a finales del XIX mantiene su esencia a pesar de los bombardeos durantes la Segunda Guerra Mundial, y sus habitantes han logrado superar la masacre en los Juegos Olímpicos en 1972 y el haber sido utilizados por Hitler tras la Primera gran Guerra. De hecho, un estudio de 2009 considera el nivel de vida de la ciudad como el más saludable de todo el país, que ha aprovechado los restos de su pasado para evolucionar en la interculturalidad.

La visita del esplendor obliga al visitante a escoger al menos una representación de cada elemento de la ciudad. El recorrido por el Nymphenburg Palace nos mostrará la residencia de cinco generaciones de monarcas bávaros a las afueras de la ciudad.

Los parques y los jardines constituyen también una parte notable de la edificación urbana. Los lugareños, además, hacen uso de ellos y puede convertirse en un lugar muy agradable para descansar. El más recomendable es el Jardín Inglés al que podemos llegar en el autobús número 54.

Entre el gran número de edificios religiosos podemos destacar la catedral gótica de Nuestra Señora (Frauenkirche), St.-Johann-Nepomuk-Kirche, ejemplo del periodo rococó, Theatinerkirche, con la mayor influencia del sur germano y St. Peter. Ésta última puede convertirse en una experiencia maravillosa si tenemos las piernas fuertes para subir los 306 escalones y contemplar las vistas de la ciudad.

Al margen de la arquitectura, el arte antiguo y clásico llena las pinacotecas de la localidad. Si tenemos que elegir lo mejor sería que el resultado fuera haber conocido alguna de estas cuatro: Alte Pinakothek (13 €), Neue Pinakothek –siglos XVIII y XIX- (7€), la Pinakothek der Moderne –de artes gráficas- (1€ el domingo) y Lenbachhaus- colección de pintura- (5€). Estas colecciones hacen de Munich una ciudad capaz de rivalizar con cualquier ciudad europea por captar la atención cultural de sus visitantes, pero con alguna que otra ventaja.

Durante las guerras mundiales y la posterior división de Alemania, Munich recibió la presencia de un buen número de multinacionales que querían alejarse del centro del conflicto. La industria cinematográfica alemana, por ejemplo, tomó a la ciudad como sede para la mayoría de sus productoras.

Por este motivo, la evolución económica ha sido notable en la región; sin embargo, no ha quedado en un mero centro capitalista. El papel que ha jugado desde las guerras napoleónicas esta ciudad, alejada en el sur pero presente en todas las decisiones relevantes política y culturalmente la han dado un segundo plano en popularidad tras Berlín. Aún así se ha quedado con la estabilidad de una forma de vida de sus habitantes que mezcla la conciencia el tiempo en el que han vivido compaginado con un modo de evasión muy grato a través de su gastronomía.

Por: Sonia L. Baena

Sobre el autor: Sonia es una viajera independiente que, antes de trabajar como escritora para HostelBookers recorrió varios continentes descubriendo las maravillas de sus ciudades y pueblos. En su estancia en Alemania descubrió varios hostales y albergues de calidad y económicos donde alojarse.

Turismo en Sevilla

Sevilla, situada al sur de España, cuenta con el encanto propio de ciudades con historia, con múltiples  construcciones y monumentos que ya son Patrimonio de la Humanidad.

Con un clima mediterráneo, Sevilla es una de las ciudades más calurosas de toda Europa con temperaturas medias anuales de 18,6º C, aunque en verano pueden llegar a superar los 40º C. Es por esto que la primavera es la estación más recomendable para viajar a Sevilla.

Sevilla y su cultura.

Sevilla es una ciudad donde se sienten las huellas de la cultura romana, árabe y cristiana. La Casa de la Memoria de Al-Andalus está dedicada a la comunidad musulmana que durante siglos pobló la ciudad. En la casa judía del siglo XVI, existe una biblioteca dedicada a las épocas moriscas, mozárabes y judías, donde a lo largo del año se organizan conciertos, exposiciones y recitales. Pero también puede disfrutarse el arte actual en el Centro Andaluz de Arte Contemporáneo, considerado el más importante en su género en Andalucía. Además, en Sevilla pueden encontrarse otros muchos museos como el de Carruajes, Geología, Taurino, del Baile Flamenco o el Histórico Militar.

El monumento más famoso es, sin duda, la Giralda, aunque también cabe resaltar la Torre del Oro, cuyos orígenes –a diferencia de la primera- no son religiosos sino militares.

Espectáculos: el flamenco es uno de los espectáculos prioritarios en esta ciudad a la que tantos turistas extranjeros interesados por este tipo de baile llegan cada día. No en vano, aquí se celebra la Bienal de Flamenco. Hay además una agitada vida cultural que se trasluce en espectáculos de todo tipo, tanto teatrales, como musicales y de cine.

Fiestas de Sevilla

Las dos fiestas sevillanas que son interés turístico de prestigio internacional son la Semana Santa y la Feria de Abril.

Tanto la Semana Santa como la Feria de Abril han alcanzado fama internacional.

La primera consta de 59 hermandades que, en esos días, salen en procesión por las calles junto con las imágenes religiosas más representativas de esta época.

La feria de Abril es extremadamente alegre y siempre suele llenarse de gente venida de todas partes de España, Europa e incluso de otras partes del mundo. En un recinto ferial instalado en el barrio de Los Remedios, tanto amigos, familiares como curiosos o invitados esporádicos disfrutan de comida, bebida y bailes.

Comida sevillana.

Como muchas otras ciudades de la geografía española, Sevilla es también famosa por su gastronomía. Cabe destacar el gazpacho andaluz, un plato excelente para esos días más calurosos, así como el pescaíto frito, el cual se prepara con pescado en harina y se pasa por la sartén. Por supuesto, en cualquier bar, siempre es recomendable probar unas tapas.

AAdvantage, el viajero frecuente de American Airlines

Durante más de 25 años, la aerolínea estadounidense American Airlines viene ofreciendo a sus clientes un programa de puntos (ellos lo llaman “millas”) mediante el cual puede disfrutarse de varias ventajas, entre ellas la de conseguir vuelos gratis. Gratis… pero previo pago de los impuestos, porque de eso no hay quien nos libre.

La forma directa de acumular millas es mediante vuelos con la compañía, aunque en ocasiones también pueden ganarse al volar en otras aerolíneas de OneWorld (a la cual pertenece American). La cantidad de millas que se acumulan con cada vuelo varían en función de la distancia –los vuelos internacionales acumulan generalmente una mayor cantidad de millas- o la tarifa –las tarifas reducidas suelen generar menos ganancia-.

En segundo lugar, las millas pueden ser compradas, es decir, cuando nos faltan unas pocas millas para conseguir un boleto “premio” (a ellos no les gusta llamarlo “gratis” ya que, como decíamos anteriormente, hay que pagar impuestos) podremos comprarlas directamente a American Airlines. Personalmente, he tratado de hacer esto en un par de ocasiones y nunca me resultó factible la operación. Lo máximo que puedo recomendar es el traspaso de millas de una cuenta a otra, para lo cual también hay que pagar, pero al final sale mejor que comprarlas directamente.

Otra forma de acumular millas es al usar una tarjeta de crédito que se encuentre en el plan AAdvantage, tales como la Citi® Gold o Citi® Platinum Select® de Citibank, que por una cuota anual de $50 a $85 se acumulan millas por cada compra. Este tipo de tarjetas siempre incluye promociones al inscribirse o al hacer un determinado número de compras, de modo que se obtienen 20,000 ó 30,000 millas al instante. Eso sí, al escoger la tarjeta de crédito, asegúrate bien de leer toda la información sobre el interés, penalizaciones y más.

Existen otras formas de acumular millas AAdvantage, tales como GiftAAMiles (Regala Millas AA), pero las que mencionamos suelen ser las más comunes.

Las millas acumuladas suelen ser válidas por un período de 18 meses, durante los cuales deberán redimirse para que no se pierdan. No obstante, una gran ventaja del sistema de acumulación de millas de American Airlines es que, cada vez que sumas millas a tu cuenta mediante cualquiera de los medios que mencionábamos, se extiende la fecha de caducidad por otros 18 meses, válido en la totalidad de las millas.

Esto difiere de sistemas de acumulación de puntos empleados por otras compañías, tales como Iberia, cuyo pésimo programa Iberia Plus no sólo es lento a la hora de acumular puntos suficientes para conseguir vuelos gratis, sino que además los puntos más antiguos comienzan a caducar aunque sigas acumulando puntos nuevos.

Pero lo más importante del programa AAdvantage de American Airlines, y la razón por la que todos deberían tener su número de viajero frecuente que le permita acumular millas, es que es absolutamente gratis. ¿Hacen falta más razones?

7 cosas en París que no puedes perderte

Paris es una ciudad de ensueño, llena de encanto y de miles de cosas por descubrir. En sus calles se respira la esencia del viejo continente, su arte, su vida bohemia, su cultura y, por supuesto, su romanticismo.

La capital parisina es un fantástico lugar donde uno podría perderse durante semanas y siempre encontrar algo nuevo. Pero para el turista accidental, aquel que sólo tiene la suerte de visitarla una vez en la vida, le recomendamos los principales lugares que no puede perderse.

La Torre Eiffel.

Es obvio que si visita Paris, su destino obligatorio debe ser la Torre Eiffel. A lo largo de los años (recordemos que tiene ya más de un siglo de historia), la Torre Eiffel se ha convertido en el símbolo de la ciudad y el monumento más visitado del mundo, con 7 millones de visitantes al año. Originalmente se construyó para la Exposición Universal de París de 1889, con una estructura de hierro que se eleva 300 metros. Un consejo: trata de planificar su visita a primera hora de la mañana, eso le evitará las interminables colas durante el día.

El Museo del Louvre.

Entre los museos de todo el mundo, el Louvre es el más visitado con 8 millones de visitantes al año. En su interior, podrás encontrar algunas de las obras de mayor transcendencia en la historia del arte universal, tales La Gioconda de Leonardo da Vinci o la Venus de Milo. El Louvre es un museo enorme, así que si quieres ver al menos las obras más importantes, te recomendamos que vayas temprano.

La Catedral de Notre Dame.

La Catedral de Nuestra Señora de París (en español, su nombre es una dedicatoria a la Virgen María), es sin duda la catedrál gótica más importante de Francia. Comenzó a construirse en el siglo XII y no se terminó hasta casi 100 años después. En su interior se han celebrado hechos importantes como la Beatificación de Juana de Arco o la coronación de Napoleón Bonaparte. Aquellos hispanoparlantes que visiten la catedral, deben saber que los sábados a las 2:30 PM se ofrecen visitas guiadas gratis en español. Cualquier otro día, les recomendamos alquilar una audio guía en su idioma.

El Arco del Triunfo.

Ya con 200 años, el Arco del Triunfo ha sido testigo de los acontecimientos más importantes de la historia de Francia, representando las batallas de los ejércitos napoleónicos. El mismo Napoleón fue quien ordenó su construcción tras la batalla de Austerlitz. En la base del Arco se encuentra la Tumba del Soldado Desconocido, erigido en 1921 en honor a todos los franceses muertos en la Primera Guerra Mundial que no pudieron ser identificados. En los pilares del arco se encuentran grabados los nombres de las batallas que Napoleón ganó junto con sus generales. En el Arco confluyen 12  de las principales avenidas parisinas, encontrándose este ubicado en el centro de una rotonda, y desde allí pueden verse los Campos Elíseos. Para visitarlo debe accederse desde alguno de los pasos subterráneos.

La Basílica del Sagrado Corazón.

La Basílica del Sagrado Corazón (Sacré Coeur)se encuentra ubicada en lo alto de Montmartre, y es uno de los lugares de culto más importantes de Paris. El acceso a la Basílica es mediante el Funicular de Montmartre, el cual funciona desde el año 1900. Una vez allí, aprovecha para dar un paseo por los jardines de los alrededores y entenderás por qué lo llaman el “Barrio de los Pintores”.

El Panteón.

Construido antes que el Arco del Triunfo o la Torre Eiffel, el Panteón es el primer gran monumento de la ciudad, representando el primer lugar desde donde se podía atisbar París. Se encuentra ubicado en el Barrio Latino, cerca de los jardines de Luxemburgo. En la cripta del Panteón se encuentran las tumbas de personajes tan ilustres como Voltaire, Rousseau, Alejandro Dumas, Victor Hugo o Jean Monnet.

Las Catacumbas de París.

Al principio comenzó siendo una cantera de piedra caliza, pero finalmente se convirtió en un cementerio subterráneo donde hay más de 6 millones de personas enterradas a lo largo de más de 300 kilómetros de túneles. La razón fueron las epidemias de 1786, de ahí que trasladaran los cadáveres y huesos de distintos cementerios a las catacumbas.

Valencia, tierra de luz

Valencia, situada en la costa del mediterráneo, es la tercera ciudad española en importancia y población, y la décimoquinta en Europa.

La historia de Valencia es un conglomerado de culturas que a través de los tiempos han dejado su huella, con amplia variedad de rutas rurales para descubrir los secretos del pueblo valenciano.

Si lo suyo son las compras, la zona donde poder adquirir artesanía y antigüedades es la Ciutat Vella, el centro histórico de la ciudad, entre la plaza del Ayuntamiento, Sant Vicent Mártir o la plaza de la Virgen. Para tiendas de moda, no puede perderse la calle Colón, donde además encontrará varias tiendas de El Corte Inglés.

El clima sin duda le acompañará en su visita, con temperaturas moderadas todo el año, aunque con un alto índice de humedad en el ambiente.

En Valencia podrá visitar varios museos y salas de exposiciones, entre los cuales se encuentran el IVAM o el Museo de Bellas Artes San Pío V, las instituciones de artes plásticas más visitadas. También podrá visitar la Casa de las Rocas, construida en el siglo XV, así como la inigualable Ciudad de las Artes y las Ciencias, uno de los lugares más visitados por los turistas ya que allí se encuentran museos, espacios de ocio y lugares de proyecciones, así como el Oceanográfico, una mirada cercana a las profundidades.

Las Torres de Quart y las Torres de Serranos, datadas en el siglo XV, son monumentos antiguos de la ciudad que también deberían visitar. Las torres formaban parte de la ya desaparecida muralla medieval que rodeaba la ciudad. De este mismo período es la Lonja de la Seda, una de las más bellas del mundo y obra única del gótico español. Tampoco hay que olvidar el Palacio de la Generalitat, la Basílica de la Virgen de los Desamparados o la Catedral de Valencia.

Las playas sin duda representan otro atractivo de la ciudad, ubicada en la costa levantina. Allí podrá visitar la Malvarosa o, a unos kilómetros, las famosas playas de Cullera y Gandía.

La fiesta más reconocida mundialmente son las Fallas, las cuales se celebran cada mes de marzo, culminando con la Cremà el día de San José, donde los imponentes monumentos son quemados marcando el fin de las fiestas.

La comida típica valenciana es la paella, la cual se ha convertido en un ícono y una de las comidas más conocidas en todo el mundo. Una vez allí, también le recomendamos probar la horchata, preparada con agua, azúcar y chufas, una refrescante bebida veraniega que típicamente se acompaña de otro clásico, los “fartons”.

De paseo por Madrid

Madrid, la capital de España, se encuentra ubicada en el centro mismo del país. Si bien cada vez las calles de Madrid se vuelven más cosmopolitas, todavía se respira en ella el ambiente natural y castizo propio de la tierra.

Madrid, tanto por tratarse de la capital como por su situación geográfica, se encuentra perfectamente comunicada con el resto de España y gran parte de Europa. Desde el aeropuerto de Barajas salen diariamente vuelos constantes a las principales ciudades del mundo, al igual que se reciben millones de pasajeros en sus terminales.

El transporte dentro de la capital es variado, adaptado a las necesidades de cada viajero. Allí dispondrán de taxis, autobuses, metro y una extensa red ferroviaria de cercanías y de larga distancia, contando también con el AVE, el tren de alta velocidad. Si usted viaja como turista, olvídese de alquilar un auto para sus desplazamientos: el tráfico y la dificultad de estacionamiento le convencerán de lo contrario.

Las calles de Madrid son dignas de recorrer, incluso si se trata de un paseo sin rumbo fijo. La mezcla de culturas, así como los barrios más tradicionales le sumergirán en un ambiente totalmente distinto, muy interesante especialmente para turistas de otros países.

Tenga en cuenta que Madrid es una ciudad con una gran oferta cultura y de ocio que sin duda le mantendrá ocupado mucho más tiempo del que imagina. Es por ello que debe visitar la ciudad con la idea de poder resistirse a todos sus encantos.

Lo que no debería perderse:

– El Palacio Real, ubicado donde se encontraba el antiguo Alcázar, cuya construcción monumental atrae a miles de viajeros cada año.
– La Puerta de Alcalá: construida en 1778, era la entrada de Madrid desde el este de la península.
– La Plaza Mayor, convertida en un emblema de la ciudad, fue diseñada por el arquitecto Gómez de Mora.
– La Plaza de Cibeles, la cual contiene una fuente donde se encuentra ubicada la diosa Cibeles, lugar de celebración obligatorio tras la victoria de cualquier campeonato futbolístico del Real Madrid.
– La Puerta del Sol, donde siempre verá actividad y comercios donde realizar sus compras.
– El Museo del Prado, la pinacoteca más grande del país y que recoge las principales obras de los grandes pintores españoles. Una visita que no puede perderse.
– El Museo Reina Sofía, el cual alberga también grandes obras de la pintura española, incluyendo el magistral Guernica de Picasso.

Si le gustan los espacios verdes, sin duda también sería recomendable que se diera una vuelta por el parque del Retiro, donde podrá practicar actividades al aire libre.

Y tratándose de España, no podían faltar cientos de actividades de ocio nocturno, pudiendo disfrutar de conciertos, charlas, conferencias e infinidad de bares de copas con música de todos los estilos, donde también podrá disfrutar de las famosas tapas sentado en una terraza.

ESTA: nuevo requisito para entrar en EE.UU.

Desde que se anunciara en junio de 2008, y ya vigente hoy día, se ha implementado el Sistema Electrónico para la Autorización de Viajes (ESTA, Electronic System for Travel Authorization), algo que usted debe tener en cuenta si planea visitar Estados Unidos bajo el Programa de Exención de Visados (Visa Waiver Program).

Todos los pasajeros que tengan la intención de visitar este país bajo el Programa de Exención de Visado deben rellenar el formulario I-94W on-line con anterioridad a su vuelo, preferentemente con 72 horas (3 días) de antelación. Este nuevo requisito fue anunciado, como decíamos, en 2008, y pretender garantizar la seguridad en EE.UU. mediante la detección temprana de pasajeros participantes en el programa que pudieran encontrarse fichados en algún listado de seguridad.

La autorización electrónica, que será válida por un período de dos años, servirá para vuelos posteriores, no teniendo que ser renovada hasta la caducidad de esta.

Pese a que la mencionanda autorización será obligatoria para embarcar en cualquier vuelo con destino a EE.UU., la entrada definitiva al país será garantizada pertinentemente por los oficiales de inmigración a su llegada al puerto de entrada.

Según el Departamento de Seguridad Nacional de Estados Unidos, la autorización de viajes ESTA es:

– válida por hasta dos años o hasta que el pasaporte del viajero expire, lo que sea que suceda primero;

– es válida para entradas múltiples en EE.UU.; y

– no garantiza la admisión en EE.UU. en el puerto de entrada. La aprobación ESTA sólo autoriza a viajar a bordo del medio de transporte con destino a EE.UU. bajo el Programa de Exención de Visados.

Iberia Plus, menudo Plof

Recientemente hice un viaje largo en Iberia y, siendo miembro de Iberia Plus por varios años, me emocionó pensar cuántos puntos podría ganar con este vuelo.

Para los que no lo sepan, Iberia Plus es el programa de viajeros frecuentes de la aerolínea española Iberia. Es el equivalente al Frequent Flyer de American Airlines, pero a la española. Eso sí, sin jamón serrano ni patatas bravas.

Más bien, el programa Iberia Plus es una ficción que permite a sus usuarios creer que, si vuelan regularmente con Iberia, conseguirán a cambio, entre otro tipo de ventajas, vuelos gratis. ¿Y dónde está la queja? Para empezar, acumular puntos Iberia Plus es más lento que una carreta de bueyes, y cuando ya por fin parece que uno está llegando a alguna parte (y para un usuario común pueden pasar varios años) resulta que los puntos más antiguos comienzan a caducar: ¡Oh sorpresa, mi gozo en un pozo!

Efectivamente. Si pensabas que con tus puntos Iberia Plus podrías viajar al caribe por la cara, más vale que te vayas preparando a soltar unos cuantos billetes y resignarte a la cruda realidad.

Eso sí, ser miembro de Iberia Plus tiene sus ventajas de vez en cuando. Hubo una ocasion en que mi vuelo estaba lleno, por lo que la aerolínea solicitó a los encargados del embarque que fueran trasladando a pasajeros de Turista a Business. ¿Y quiénes piensan que fueron los primeros de la lista? Pues ahí estaba yo, con mis zapatillas y mis jeans disfrutando de una copa de champán y reclinándonos en los cómodos asientos de la clase superior.

En resumen: pese a lo deficiente que es el programa de recompensa Iberia Plus, les daré otra gran razón para inscribirse antes de su vuelo. ES GRATIS. Así que adelante, inscríbanse –aunque no cuenten con acumular suficientes puntos como para volar gratis-. Eso sí, si algún día les dan la grata sorpresa de que les trasladan a Business, sepan que el joven con chándal y zapatillas deportivas que se sienta a su lado con una sonrisa de incredulidad y pidiendo ridiculeces a las azafatas cada dos minutos podría ser yo.