Sólo quiero caminar (2008)

“Sólo quiero caminar” es una coproducción hispano-mexicana escríta y dirigida por Agustín Díaz Yanes, quien también fuera el autor de “Nadie hablará de nosotras cuando hayamos muerto” (1995) o “Alatriste” (2006), ésta última interpretada por el actor estadounidense Viggo Mortensen y basada en una serie de novelas de Arturo Pérez-Reverte.

Con “Sólo quiero caminar”, Díaz Yanes repite experiencia con Victoria Abril, con quien ya había trabajado en varias ocasiones anteriormente. A ella se le unen Elena Anaya, Ariadna Gil y Pilar López de Ayala, quienes serán el cuarteto de mujeres protagonistas. Del lado masculino, son los actores mexicanos Diego Luna y José María Yazpik los encargados de dar el contrapunteo.

La película comienza con un robo frustrado, una sensación que se transmite a la largo de todo el filme en los caracteres de las protagonistas. Gloria, Aurora, Ana y Paloma verán irse al traste sus planes en este primer intento, que resultará en el arresto y encarcelamiento de Aurora. Tras ello, cada una sigue con su vida y Ana, prostituta esporádica cuando la situación lo requiere, es contratada por unos traficantes mexicanos que acaban de llegar a España. Su líder, Félix (Yazpik), quedará prendado por sus encantos y le propondrá casarse con él e irse a vivir a México. Allí también se encuentra Gabriel (Diego Luna), quien es la mano derecha de Félix y principal ejecutor de las órdenes del narco, encargado de todos los asuntos sucios con una frialdad apabullante. Ana no tarda en encontrar trabajo a Gloria, quien tras despedirse de Aurora en la cárcel, viaja junto a su hijo a México. Una vez allí, se dará cuenta de los constantes malos tratos que recibe Ana, si bien vive colmada de lujos. En esa situación, ambas mujeres se plantearán dar un gran golpe a Félix y su banda, vengándose del esposo abusador y resolviendo sus problemas económicos de por vida. Con ayuda de Paloma, y una vez Aurora sale de la cárcel, las cuatro mujeres tratarán de llevar a cabo su plan.

Deja un comentario