Yo, también (2009)

Lo particular de “Yo también” es que cuenta la historia del primer joven con síndrome de Down con título universitario. Lo especial es que, aun siendo ficción, su protagonista Pablo Pineda es realmente el acreedor de ese título.

Pablo, por supuesto, no es actor. O al menos no lo era, porque después de protagonizar esta excelente película junto a Lola Dueñas, se llevó el Premio al Actor Revelación en el Festival de Cine de San Sebastián. Un logro más para su laureada carrera, aunque esta vez sea en el séptimo arte.

Daniel, el personaje que encarna en la película, es un joven sevillano con síndrome de Down que comienza a trabajar en la administración pública. Desde el primer momento, entabla una sincera amistad con Laura, la cual causará un cierto impacto en el propio entorno laboral y, por supuesto, en la familiar. El problema se hace notable en el momento en que Daniel manifiesta su amor por ella, y ésta encontrará en él el afecto del que careció en toda su vida.

Se trata de una historia que podría calificarse de realista, sin cuentos de hadas, ahondando en el problema de los enfermos de Síndrome de Down y sus sentimientos, su vida, sus experiencias.

El filme, ópera prima de Álvaro Pastor y Antonio Naharro aborda este complicado tema con sutileza y elegancia, incluso con esporádicos toques de humor. El planteamiento parte desde la aceptación y el  optimismo, abriendo el camino al amor sin barreras, sin discriminación.

Deja un comentario