Hatha Yoga: la perfección del cuerpo

Yoga & Meditación | | Domingo 20/06/2010 a las 12:02 AM

El yoga está dividido en tres ramas: Hatha Yoga (asanas o el progreso físico), Raja Yoga (meditación o el progreso mental) y Bhakti Yoga (devoción o el progreso espiritual). Estas ramas se correlacionan para conllevar una práctica más completa, pero a la vez cada una de ellas es un camino individual que lleva a la autorrealización del ser.

El Hatha Yoga está compuesto por posturas corporales o, como se llaman en sánscrito, “asanas”. Inicialmente estas posturas fueron creadas por los monjes renunciantes de los Himalayas, quienes dedicaban horas enteras a la meditación, contemplando las posiciones de los animales en la naturaleza virgen. Fue así como se crearon las diferentes asanas, muchas con nombres de animales. Las asanas trabajan principalmente en los Chakras o centros energéticos del cuerpo, creando un balance y equilibrio total.

Sin embargo, para muchos que no creen o discrepan de la teoría de los chakras, les basta reconocer que las asanas definitivamente benefician los diferentes sistemas del cuerpo humano: óseo, nervioso, sanguíneo, respiratorio, glandular, digestivo y excretor, metabólico, cardiovascular y reproductivo.  Es por ello sin duda, que el Hatha Yoga ha ganado gran prestigio en la cura de miles de enfermedades, tales como la obesidad, la hipertensión, el asma, e incluso enfermedades tan complejas como el cáncer, están siendo tratadas mediante el Hatha Yoga.

En sánscrito la palabra Hatha Yoga significa “yoga forzado”, refiriéndose a la idea de presionar o estimular los chakras a través del cuerpo físico, de una manera sólida y contundente. Es el método de yoga más popular y difundido por el mundo. A menudo se confunde el yoga en su totalidad como Hatha Yoga, cuando el mismo no es más que una minúscula parte de una ciencia sumamente vasta y profunda.

La secuencia de Hatha Yoga más conocida se llama la Secuencia del Belga, conocida también por el nombre de su autor Patañjali. En realidad, esta secuencia, compuesta por 10 asanas básicas, era conocida mucho antes de que Patañjali lo diese a conocer en su Yoga Sutra. Patañjali fue más bien el difusor de esta secuencia. Según la creencia, bastaban estas diez asanas para curarse de todo mal o enfermedad y para alcanzar la beatitud física, mental y espiritual.

Algunas de las asanas de esta secuencia son: Sarvangansana (La vela), Halasana (El arado), Pachimottasana (La pinza), Nagasana (La cobra), Dhanurasana (El arco) y la Sirsasana (Parado de cabeza) la cual se considera la reina de las asanas.

A consecuencia de la gran popularidad del yoga, se han creado muchos instructores que deliberadamente han mezclado yoga con posturas aeróbicas más fáciles para los clientes, en cierta forma alejadas de lo que viene siendo el yoga auténtico. Sin embargo, de vez en cuando uno se encuentra un buen maestro, quien ha vivido por décadas y décadas la ciencia del Hatha Yoga, día tras día, y sin duda alguna muestra una flexibilidad, longevidad y salud sorprendentes, infinitamente inspiradoras.

Tags: ,

Dejar un comentario