Yoga para el asma

El asma es una enfermedad crónica alérgica que la provocan varios factores como el polvo, los ácaros, la humedad, el polen, algunas comidas, los químicos, entre muchos otros alergénicos.

Sin embargo miles de asmáticos reconocen que su asma no es tan solo un factor físico sino en alto grado emocional-psicológico, puesto que cuando están más nerviosos o ansiosos, están más sensibles a los estímulos y más propensos a una crisis asmática.

El yoga ha sido, durante siglos, una ciencia reconocida por sus efectos para tratar el asma. No solamente trabaja en el aspecto físico de fortalecer el sistema respiratorio, sino que ayuda a tener un control pausado de la respiración, ayudando también a la estabilidad emocional y psicológica del asmático.

Por eso para curar el asma es importante combinar el Hatha yoga (yoga del cuerpo) con el Jnani yoga o Raja yoga, que es el yoga de la mente. Esto incluye técnicas de meditación para aprender a relajarnos, a no vernos afectados por el estrés y la ansiedad y para no desesperarnos en un momento de crisis.  La mayoría de los asmáticos que mueren debido al asma es también por la imposibilidad de relajarse y controlar la exhalación durante la crisis asmática.

Las asanas o posturas yoguis que curan el asma son:

Dhanurasana o El bote

Paschimottasana o La pinza

Sarvangansana  o La vela

Matsyasana o El pez

El asmático debe practicar estas asanas dos veces al día y al terminar hacer una pequeña relajación acostado en el suelo, por unos cinco minutos. Luego de la relación, es recomendable una meditación de unos 15 minutos para cerrar la práctica de una manera completa.  La meditación logra que el estado de relajación física, mental y emocional, dure más en el asmático a lo largo de todo el día.

Deja un comentario