Acidosis tubular renal en niños: diagnosticar a tiempo.

La acidosis tubular renal es una enfermedad nueva en el diagnóstico pero más común de lo que se piensa, incluso la causa de que muchos niños no crezcan o se retrase su crecimiento y sean de talla baja.

El nefrólogo pediatra del viejo hospital civil de Guadalajara, México, y jefe del servicio, Jacob Sandoval detalla algunos de los síntomas:

“Son niños que por lo regular nacen con menos peso del esperado por la edad gestacional con la que nacen, son niños que desarrollan discreto reflujo esofágico y a veces intolerancia a la proteína de la leche. Eso les hace coliquito y de repente lloran y lloran y no saben porqué. Son niños que les suda la cabeza, son niños con dermatitis continua del pañal, como su ph es diferente hacen severas lesiones a veces.”

 Además, a estos niños les gusta la comida salada, condimentada y ácida, son de caracter fuerte y son muy cariñosos. La manifestación más visible es que no se gana peso y talla por lo que son niños chiquitos.

Esta enfermedad es curable pero se debe detectar lo más a tiempo posible para disminuir las complicaciones.

Afortunadamente, de las enfermedades del riñón, la acidosis tubular renal es de las más nobles, es curable y hay tratamiento, lo malo es que se desconoce y no se diagnostica por lo que las secuelas se hacen evidentes en su mayor expresión en la juventud, advierte el jefe de Nefrología pediátrica, Jacob Sandoval: 

“Se eleva colesterol y triglicéridos aunque hagan ejercicio y tengan una adecuada dieta, tienden a tener problemas del corazón e hipertensión secundaria a las lipidemias y después tienen ser diabetes mellitus, entonces lo mejor es evitar todo eso. Y que otras cosas son tambien tienen problemas en los huesos, osteoporosis u osteopenia que es secundaria a la acidosis que presentan.”

Con un exámen de sangre y de orina buscando bicarbonato y una visita al nefrólogo pediatra se puede determinar el diagnóstico.

El tratamiento se complementa con una alimentación adecuada orientada siempre por un nutriólogo clínico.

MONICA LOPEZ FONSECA

Sobre la polémica con las nuevas normas ortográficas del español

En el marco de la Feria Internacional del Libro en Guadalajara (México), las 22 Academias de la Lengua aprobarán por unanimidad la nueva Ortografía Razonada de la Lengua Española.

En representación de la asociación y como anfitrión del evento, el director de la Academia Mexicana de la Lengua, José Moreno de Alba explicó que no es un prontuario nuevo de reglas ni excepciones, sino un tratado en el que se explicarán, entre otros temas, como el peso de la oralidad en la escritura, los orígenes de la escritura alfabética, las funciones de la ortografía, así como el origen y evolución de los sistemas ortográficos.

Las academias suavizaron la polémica generada por la filtración de información dada a conocer de manera prematura por sus propios miembros, durante la reunión en San Millán de la Cogolla, por lo que aclararon que solo sugieren decirle BE a la B alta, UVE a la V chica, YE a la Y griega y eliminar el acento de la palabra solo. El abecedario quedó con 27 letras porque la ch y la doble ll ya no serán consideradas como parte de el.

Cito textualmente:

“No se modifican las reglas ni se añaden nuevas, sino mejor se detallan con toda exactitud, con objeto de facilitar la correcta escritura a los hispanohablantes y a los hablantes de otras lenguas que desean escribir la nuestra con corrección y propiedad. Vaya un solo ejemplo. Todos aprendimos en la escuela que los nombres propios de lugar se escriben con mayúscula. Resulta sin embargo muy difícil en la practica la precisa delimitación del nombre propio, hay por tanto quienes escribe océano pacífico, ambas palabras con mayúscula y quien opta por la minúscula en el primer elemento, océano con minúscula, pacífico con mayúscula. En esta nueva ortografía se establece con toda precisión cual de estas denominaciones compuesta debe ir en mayúscula y cual en minúscula. No supone de ninguna manera hacer mas complicadas las cosas, es exactamente lo contrario, la precisión de las reglas, es la mejor manera de simplificar la ortografía.”

Pero no para ahí, Moreno de Alba detalló más ejemplos polémicos, entre los que destaca la propuesta para eliminar la tilde de la palabra solo, este, ese y aquel.

Cito textualmente:

“La regla se ha convertido en lo siguiente. Lo ideal, lo que recomienda las academias es no acentuar la palabra solo, este, ese, aquel. Esta es la recomendación, pero lo dice así también el texto, si algún hablante cree conveniente, le resulta útil el acento puede perfectamente acentuar la palabra solo, la palabra ese, este, aquel, cuando ese acento le resulte útil, si no lo necesita no lo ponga, no pero yo estoy acostumbrado a ponerlo y me gusta… ah pues póngalo usted, no hay problema, pero otra vez la recomendación es no usarlo y ya cuando la mayoría de los hablantes y de los escritores determine no escribirlos, la ponemos como regla.”

Al fin y al cabo al momento de escribir la verdad cada quien lo hace como quiera. Será una decisión de cada quién si acepta o no las sugerencias o mejor dicho la nueva ortografía razonada.

Diccionario de Mexicanismos

La Feria Internacional del Libro de Guadalajara (México), considerada la segunda más importante de Latinoamérica y con la comunidad de Castilla y León (España) como región invitada, ha sido el escenario perfecto para la presentación de obras valiosas, entre ellas, el nuevo Diccionario de Mexicanismos preparados por la Real Academia de la Lengua Española.

Contiene casi doce mil entradas con artículos lexicográficos y más de 18,500 acepciones en su primera edición. Algunos de los ejemplos que incluye este compendio explican incluso la idiosincrasia del pueblo mexicano según explicó la investigadora Concepción Company:

“El eje central que estructura el español de México es sin duda el sexo y, ojo, un sexismo machista. Hay por ejemplo más de 200 denominaciones de pene, casi 250, pero no llegan a 30 las denominaciones para el órgano sexual femenino.”

Está integrado por un 60% de locuciones, voces, acepciones y frases provenientes del altiplano central de México y un conjunto de regionalismos.

Algunos de los vocablos incluidos en el compendio son: aguas, chido, híjole, simón ese para un sí enfático, muy padre, güey, una madresita para referirse a una cosa insignificante, chingao para significar sorpresa, de a como no, de a como nos toca, chido, poca madre, chelas, órale, a güevo, que onda, mano para referirse a un amigo, etc.

El Diccionario de Mexicanismos expone vocablos y frases utilizados tanto en los niveles más cultos de la sociedad mexicana, como en los más populares, íntimos y coloquiales.

Entre los más contentos con el nuevo diccionario de mexicanismos está Jaime López, cantautor tamaulipeco pero chilango por adopción, quien califica al diccionario como “una muestra institucional, si se quiere, pero con la que se da un orden y se fijan reglas para hablar mexicano”. En broma, dijo que espera que ahora si se entienda su famosa canción Chilanga banda: “Ya chole, chango chilango: qué chafa chamba te chutas; no checa andar de tacuche y chale con la charola”.