Cuidado con la Cacata

Recientemente he descubierto que en República Dominicana existe un “invitado sorpresa” que desconocía. Sé que hay que protegerse de los mosquitos y reducir al máximo el número de picaduras, no solo por la infección o la molestia de la picada que puedan causar, sino porque te pueden transmitir dengue o algún otro tipo de virus o bacteria.
Por tanto, evitar los criaderos con cloro, cubrir  el cuerpo en su totalidad cuando cae la tarde, cerrar ventanas y usar repelente, y con esto quedamos menos expuestos a los mosquitos.

Ahora bien, el nuevo espécimen al que hay que temer, o al menos andarse con cuidado, es la cacata.

La cacata es un tipo de tarántula que predomina en República Dominicana. Ciertamente no sé si pertenece a la familia de las tarántulas, pero sin duda en su apariencia se asemeja bastante.
La primera vez que me crucé con una de ella fue en el cuarto de baño, en la bañadera. Era pequeña del tamaño de un botón, y lo cierto es que no le presté demasiada importancia y la saqué por la ventana.
El segundo encontronazo tuvo lugar en la cocina donde se encontraba mi mujer, que tras advertir que estaba pisando algo blandito con su pie descalzo, pudo comprobar con horror que se trataba de una cacata. Ahora bien, el tamaño de esta cacata ya era considerable, tanto así que podría caber en la palma de tu mano. ¡Una tarántula en toda regla!
A pesar de haberla pisado, la cacata no la picó. Posiblemente si hubiera estado boca arriba la cacata la hubiese picado.

Hubo un tercer hallazgo de cacata, esta vez debajo de un sillón, pero eso sí, estaba muerta.
Y el cuarto y último encontronazo fue estando en la cama usando el laptop, cuando una cacata seguía su camino por encima de mi cuerpo descamisado.
De un rápido manotazo la cacata tocó el suelo de inmediato. Fue tan rápido mi movimiento que hasta que no la vi en el suelo no pude corroborar si realmente se trataba de una cacata o una rana – sí amigos, las ranas también son propensas a habitar entre humanos- y efectivamente, allí estaba aturdida la cacata.

¿Qué hacer en caso de picadura de cacata?
Lo cierto es que no hay un protocolo a seguir del tipo “lávese la herida con agua abundante”.
Con la gente que he hablado, me han sugerido siempre acudir de inmediato a un centro hospitalario. Creo que no hay remedios caseros para combatir los efectos de la picada, pero bienvenida sea cualquier nueva aportación al respecto desde los comentarios de este artículo.

Según me comenta mi buen amigo Rapa Nui, es muy difícil ser picado por un cacata -y así mismo lo he podido comprobar al estar en contacto con ellas- tan solo pican cuando se ven amenazadas o si están en posición indefensa, como las patas hacia arriba.

Por tanto, mi humilde consejo es que al ver una cacata dejar que siga su camino, y si se encontrase dentro de casa tratar de sacarla amablemente utilizando una hoja o algún delicado utensilio.

Por cierto, ahora mismo estoy pensando si es que las cacatas pueden saltar… ¿acaso pueden dar un salto tan grande hasta llegar a tu cara?…. yo creo que no, pero en cualquier caso se lo preguntaremos a Rapa Nui.

12 comentarios en “Cuidado con la Cacata

Deja un comentario