Ágora


Varios años después de Mar Adentro, el llamado joven prodigio del cine español llega con una superproducción de matices historicos y conflictos frustrados. Con Ágora, Alejandro Amenábar recrea maravillosamente un film conmovedor de gran profundidad espiritual.

Eso sí, en ocasiones la película parece no profundizar suficientemente en los sentimientos de los personajes, en detrimento de la credibilidad y, sobretodo, de la empatía con el espectador. La cámara en ocasiones se presenta torpe, más víctima de una abrupta edición que de los dotes de dirección, en la que la historia cae en saltos bruscos e incoherencias narrativas.

El balance, no obstante, es positivo. Una película que cimienta la solidez del cine europeo, una alusión al cine de Hollywood exclusivamente dada por el presupuesto, la actriz principal y el idioma inglés, ya que la profundidad del tema tratado, así como el modo en que se hace, es más propio de un cine que va más allá del simple entretenimiento.

La historia se enmarca en la Alejandría de hace mil quinientos años, con datos puntuales de la situación politico-social de la época, que ayudan a situar al espectador sin aburrirlo. Así pues, hace un retrato de los cristianos, judíos y paganos del momento, con los conflictos propios del momento con sus trágicos desenlaces.

El director también muestra señales de temas trascendentales que atraer la curiosidad de los espectadores, con juegos de planetas, órbitas y otras incógnitas de la época que, a estas alturas, parecen obvias.

Si bien Ágora no es una de las mejores películas del cine español (y mucho menos una de las mejores del director), sí representa un logro para él y para el resto del cine que lucha por abrirse camino sin ser aniquilado por las altas producciones made in USA.

Los Abrazos Rotos

Almodóvar regresa al cine negro acompañado de su musa, Penélope Cruz, quien ya le acompañara en películas como “Carne Trémula”, “Todo sobre mi madre” y, más recientemente, “Volver”.

En esta ocasión nos pone en la piel de un guionista por encargo, interpretado por Lluís Homar, quien años atrás perdió la vista en un trágico accidente. En el presente, y desde esta nueva vida inmersa en oscuridad, Mateo Blanco ha pasado a llamarse Harry Caine, evadiéndose así voluntariamente de su existencia previa, viviendo bajo la supervisión constante de su directora de producción, Judit García, y del hijo de ésta, quien le sirve de mecanógrafo y secretario particular. Hoy día, Harry a aprendido a valerse en el día a día y a sobrevivir con su nueva personalidad adquirida, seguro de sí mismo y sin pensar demasiado en el pasado. Tras un accidente de Diego, el hijo de Judit, Harry se hará cargo de él por unos días en lo que, ante la insistencia del joven, le contará qué fue de Mateo, narrándole los hechos acontecidos años atrás.

Con toda seguridad, parte de la expectativa que existe en “Los abrazos rotos” se debe a la participación de Penélope Cruz y su reciente Oscar. No obstante, en esta ocasión parece que el director manchego se queda lejos de la originalidad y riqueza narrativa de filmes previos. Es una película interesante y con alguna gracia bañada en tonos grises de melancolía, aunque no goza de la frescura y espontaneidad de un tema como el abordado en “Hable con ella”.

Sin Nombre


“Sin nombre” es una historia de historias, una película de películas que se funden llegado el momento apropiado. Por un lado está Willy (Edgar Flores), al que apodan Cásper, un adolescente de Tapachula, México, para quien su familia es su banda, la Mara Salvatrucha, ni más ni menos. Por el otro, nos sumerge en la vida de Sayra (Paulita Gaitán), una adolescente que vive con su abuela en Tegucigalpa, Honduras, hasta que un buen día su padre regresa de EE.UU. para llevársela con su nueva familia.

Ambas historias, aparentemente inconexas al principio, se fundirán tras el encuentro de los jóvenes y se convertirán en una sola, un relato de violencia, inmigración ilegal y, por supuesto, de denuncia social.

Su director, Cary Fukunaga, marca sabiamente el ritmo de la acción y guia al espectador por dos mundos tan diferentes, macabros por momentos, como un elixir de realidad condimentado con tragedia y apenas endulzado por leves roces entre el cariño y el amor.

Sin lugar a dudas, una película cargada de un mensaje enérgico e impactante que vapuleará al espectador, dejándole múltiples sentimientos excepto la indiferencia.

La teta asustada

Con múltiples premios y nominaciones en su haber, la reciente producción hispano-peruana sigue cosechando triunfos allá por donde pasa.

“La Teta Asustada” hace referencia al pasado oscuro del país andino, un sentimiento de miedo transmitido en forma de leyenda a través de la leche materna por aquellas mujeres violadas en los años 80 durante el máximo apogeo terrorista de Sendero Luminoso.

Fausta, interpretada magistralmente por Magaly Solier, es una de esas jóvenes que padecen en carne propia las secuelas de las vejaciones sufridas por su madre. Tras morir, la intención de Fausta es enterrarla junto a su padre, para lo cual necesitará poner todo su empeño en conseguir el dinero necesario para lograrlo.

Bajo esta premisa, la directora Claudia Llosa nos sumerge en un mundo desconocido para muchos, de una lejanía que le otorga una pretendida inexistencia en nuestras mentes. Pero ahí está, y queda plasmado con una rotunda crudeza, un discurso realista y directo que, en muchas ocasiones, comunica la fuerza de sus argumentos mediante el silencio.

Una película que no deberían perderse. Y si tras verla se quedan con ganas de más, vean la primera película de Solier y Llosa: “Madeinusa“.

The Road

“La carretera” más transitada.

Una vez más, Hollywood nos brinda una historia de desolación, siguiendo la estela de éxitos pasados y presentes. En esta ocasión, el apocalipsis toca a la puerta de Viggo Mortensen, quien interpreta a un devoto padre dedicado plenamente a salvar la vida de su hijo en un mundo arrasado y desierto.

“La carretera” está basada en el libro de Cormac McCarthy, una historia que ahonda al mismo tiempo en el pesimismo y la esperanza, casi con la misma intensidad, como una paradoja que cuesta alcanzar a comprender.

Los desolados parajes fotografiados magistralmente por el español Javier Aguirresarobe acompañan la intrigante dirección de John Hillcoat, alguien a quien sin duda tendremos en el punto de mira a la espera de nuevos proyectos.

La película está narrada con frecuentes flash-backs situados al principio del caos, sin ahondar nunca en el origen de este, el cual según palabras del propio director, no era el tema a tratar. En ese futuro incierto y peligroso, no existe energía eléctrica ni comodidades propias del mundo desarrollado. La mayoría de animales se han extinguido y la tierra permanece yerma y sin vida.
the-road-still-5
Los pocos supervivientes que quedan se enfrentan día a día a la muerte por inanición, lo cual ha provocado comportamientos caníbales en algunos grupos.

En definitiva, una historia que bien pudiera materializarse en un futuro más o menos cercano, lo cual ineludiblemente te involucra en la situación y hace que te preguntes una de las cuestiones más duras: ¿vale la pena vivir así?

Sherlock Holmes: un detective de lo más singular

Sherlock Holmes llega a las pantallas de cine de la mano de Guy Ritchie, encarnado por el niño malo de Hollywood: Robert Downey Jr. La crítica le respalda y la taquilla se deja querer.

Más que una película, a mi me pareció un largo capítulo de una serie de alta producción (altísima en realidad, considerando los 90 millones de dólares que costó). Con una recaudación de casi 63 millones el primer fin de semana en EE.UU. y un total mundial de casi 400 millones, parece que la inversión ya está amortizada.

Jude Law es un doctor Watson lejano de aquel perrito regordete de la serie animada, una actualización que favorece la interacción con Holmes-Downey y que dota a la trama de más momentos de acción.

Rachel McAdams comienza ya a desmarcarse con el papel protagonista femenino, después de que recientemente rodara junto al ex-hombre verde, Eric Bana, “The Time Traveler´s Wife”, así como otros éxitos recientes.

sherlockholmes

En resumen, una película de soda y palomitas, sin grandes pretensiones artísticas pero con entretenimiento garantizado.

Eso sí, prepárense para aguantar sentados las más de 2 horas que dura.

Avatar

La película más taquillera del 2009, Avatar, gira en torno a un mundo alienígena, Pandora, en donde los humanos han conseguido mediante su tecnología llevar a cabo un programa llamado Avatar, en el que los humanos pueden “conducir” su avatar, que es un cuerpo biológico controlado de forma remota.

La película es muy entretenida y con aceptable argumento, sin embargo a nivel de producción, vemos que han equiparado en exceso la similitud de la actuación  o modo de vida de los alienígenas con conductas de tribus amazónicas.

Demasiado paralelismo y demasiadas coincidencias.
James Cameron debió pensar en el modus vivendi que podría atribuir a los alienígenas, y seguramente pensó que sería más fácil hacer esa similitud que no introducir alternativas inventadas sin saber del todo bien cual podría ser su resultado.
avatarNos podemos fijar también en que en lugar de tener caballos pues ponen una especie de dragones voladores, equiparándolos en este caso a tribus indias.

Ha sido una solución fácil y poco trabajada en este aspecto, pero en cualquier caso podemos concluir con que Avatar es una película apta, aunque en partes aburrida y predecible, pero con facilidad para ser visualizada.

Scarface. El Precio del Poder

Scarface es una de las mejores películas de todos los tiempos, a pesar de ser un remake, con una actuación inmejorable por parte de Al Pacino.

Dirigida por Brian de Palma en 1983, con Al Pacino como principal protagonista, acompañado de su amigo fiel Steven Bauer, en el papel de Manny Rivera, y otros artistas de altura como Michelle Pfeiffer, Mary Elizabeth Mastrantonio, Robert Loggia, Harris Yulin, Paul Sheran y F. Murray Abraham, entre otros.

scarfaceEl guión fue escrito por Oliver Stone y dirigido por Howard Hawks  en 1932 con el mismo nombre, Scarface.

La versión de Antonio Montana (Al Pacino) narra la historia de un delincuente refugiado en los EEUU y que desea triunfar a cualquier precio.
Montana tan sólo es un matón del tres al cuarto que vive del oportunismo delictivo, sin embargo tiene una gran visión para emprender una carrera delictiva a gran escala, pero es la misma la que terminará con su emporio de crimen organizado.