La Real Academia Española a tu alcance

Correo electrónico, mensajes de texto, Facebook, Twitter, MySpace… En esta época en que un gran porcentaje de nuestra interacción social depende de la escritura, es sorprendente la cantidad de personas que cometen graves errores ortográficos y gramaticales.

Muchos de ellos tiene su origen en las prisas y la falta de cuidado al teclear, mientras que otros son fruto de la falta de atención o la ignorancia. En cualquiera de los casos, el resultado suele traducirse en una imagen pobre de quien comete el error, ya sea por despiste o desconocimiento.

Revisa siempre tus escritos.

Desde la comodidad de nuestra silla, en ocasiones no somos conscientes de la repercusión que tienen nuestras palabras en el ciberespacio y cuán grande es su ámbito de difusión, extendiéndose su presencia de forma indefinida en el tiempo. Es por ello que siempre conviene tomarnos unos minutos de más para revisar lo que escribimos, ya sea un simple mensaje de correo electrónico o un cambio en nuestro estatus de Facebook.

Ni que decir tiene que esta recomendación es aún más importante cuando lo que escribimos son notas en un blog. ¿Qué peso tendrán nuestras palabras cuando ni siquiera sabemos deletrearlas o acentuarlas apropiadamente?

Usa los recursos a tu disposición.

Internet pone a nuestro alcance infinidad de recursos para ayudarnos en la árdua tarea de escribir bien. Una simple comprobación en un diccionario on-line nos ahorrará la vergüenza de que alguien nos recrimine nuestras faltas.

Una solución fácil y completamente gratis es recurrir a una institución como la Real Academia de la Lengua Española para aclarar de forma rápida e inequívoca cualquier cuestión.

En su página encontrarás tanto el diccionarios de la lengua española como el diccionario panhispánico de dudas, los cuales te servirán de herramienta infalible. Así mismo, y en el caso de que la duda vaya más allá de una búsqueda puntual, podrás dirigirte a ellos a través de un formulario de consulta en la misma página que te permitirá exponer tus preguntas (las respuestas suelen llegar varios días después).

Así pues, anímate a escribir y trata de hacerlo correctamente, ya que como dijo Miguel de Cervantes Saavedra, “la pluma es la lengua del alma”.

Aprende con Youtube

En el garage de mi casa tengo varias estanterías metálicas. Grandes, resistentes, prácticas… y extremadamente feas. No me malinterpreten, no es que yo tenga particularmente un mal gusto extremo en la adquisición de elementos para mi hogar. Las estanterías se veían decentes años atrás, aunque ahora el color se había oscurecido y presentaban rastros de óxido.

Mi esposa sugirió que las pintáramos, por lo que comencé a investigar acerca de pinturas y modos de hacer el trabajo. Finalmente, concluí que la mejor forma de hacerlo era mediante spray, algo que jamás en mi vida yo había hecho (ni siquiera para pintar graffitis obscenos en las paredes de mi ciudad).

Afortunadamente, buscando en YouTube, encontré los videos de un buen samaritano que, con más empeño que dotes comunicativas, explicaba paso a paso cómo dar el acabado perfecto a cualquier objeto pintado con spray. Y ahí me tienen, con guantes, gafas protectoras y ropa desechable, pintando mis preciadas estanterías metálicas a golpe de spray.

Al igual que yo encontré este tutorial acerca de cómo pintar con spray, descubrí que existen miles otros explicando casi cualquier cosa que uno pudiera imaginar: cómo crear una página web, cómo reparar un armario o cómo pulir la chapa de su auto. Sólo tiene que entrar en YouTube, escribir acerca de lo que quiere saber y se sorprenderá al descubrir que en el ciberespacio siempre hay alguien disponible para compartir sus conocimientos.

Pruébenlo. Mis estanterías ahora se ven más nuevas y relucientes que nunca.

Idiomas sin barreras

En un mundo cada vez más globalizado en que fronteras y nacionalidades se entrecruzan en el universo digital, el uso de diferentes idiomas es algo a lo que frecuentemente los usuarios deben adaptarse. Aprender un nuevo idioma no sólo nos servirá para relacionarnos socialmente, sino también para buscar oportunidades en otros países.

Hace poco tuve la oportunidad de revisar dos cursos de idiomas ampliamente reconocidos: “Inglés Sin Barreras”, dirigido a hispano-parlantes con el fin de que aprendan la lengua inglesa; y “Rosetta Stone” unos cursos de idiomas que abarcan no sólo el inglés o español, sino también idiomas tan dispares como el Farsi o Swahili.

Mi primera impresión sobre el método “Rosetta Stone” fue extraordinaria. Me quedé boquiabierto con la variedad de idiomas disponibles y asumí que podría elegir cualquiera de ellos y aprenderlo de una manera fácil, cómoda y rápida. La emoción no duró mucho. Al rato me dí cuenta de que se trata de un metodo extremadamente simplista, en el que si bien se puede aprender algo de vocabulario y la estructuración de oraciones básicas, carece de una base gramatical y ortográfica sólida. Sólida, claro está, en comparación con la alternativa de la que hablaré a continuación: “Inglés Sin Barreras”.

Obviamente, ustedes pensarán, “Inglés Sin Barreras” sólo dispone de un idioma, mientras que “Rosetta Stone” da soporte a lenguas que hasta ahora era difícil poder aprender por cuenta propia. Cierto. Pero mi punto es el siguiente: más vale aprender bien un idioma que aprender cientos de palabras en idiomas distintos, sin poder siquiera llegar a dominar ninguna lengua.

Si nos centramos en el aprendizaje del inglés, mencionaré que “Inglés Sin Barreras” me sorprendió gratamente al inicio, y mantuvo el interés alto hasta el final. La combinación de DVD´s en los que se simula una clase real es un modo agradable de sentir que uno forma parte de un proceso educativo común, con aciertos y errores en el grupo y un profesor que hace correcciones y comentarios a cada paso. Este material viene apoyado por CD´s de audio, libros y cuadernos de ejercicios. En definitiva, un exhaustivo recorrido por la lengua inglesa de una manera amena y fructífera. Sin duda, recomendable para todos aquellos con ganas de aprender el idioma y el bolsillo para permitírselo.

Eso sí, si quieren “jugar” con un idioma y aprender –porque sin duda algo aprenderán también-, no descarten darle una mirada a “Rosetta Stone”. Siéntense en la computadora y disfruten de cualquiera de sus idiomas a modo de juego.

Cómo crear una página web

Existen muchos tipos de páginas web que se pueden desarrollar, y éstas se crean en función de las necesidades que se tengan.

Así, podemos crear una simple web corporativa que hable, en unas 4 o 5 secciones, de nuestra empresa, los servicios ofertados, productos o mapa de localización entre otras. Y de igual modo es posible ampliar el desarrollo de la web e integrar sistemas de compra, gestión de contenidos y cualquier otro tipo de aplicación que nos sea de utilidad.

Vamos a explicar los aspectos básicos necesarios para poder crear una página web en condiciones y que verdaderamente resulte útil, es decir, que una vez creada no “caiga en el olvido” y no aparezca en los buscadores.

Dominio y Hosting

Lo primero que necesitamos es disponer de un nombre de dominioodominio, el cual tendremos que registrar mediante cualquier agente registrador que queramos.
El dominio es el nombre que identifica a un sitio web, habitualmente nombrado en referencia a la empresa o a su actividad, y puede tener una extensión de tipo variada (.com, .net, .eu, .us, etc…). Tan sólo necesitaremos que esté libre para poder registrarlo.

Por otro lado vamos a necesitar vincular ese nombre de dominio a un alojamiento o web hosting .
El alojamiento  o hosting es el sistema que permite almacenar toda la información relacionada con la web (imágenes, video, correo, etc,…)

Diseño y desarrollo web con sistemas de fácil administración

Vamos a utilizar un sistema de administración para crear rápida y cómodamente una página web, de modo que emplearemos un tipo de sistema de gestión de contenidos, también conocidos como CMS, los cuales nos permitirán lo siguiente:

  • Obtener un diseño web preconstruido de forma rápida
  • Crear y administrar los contenidos web de forma cómoda, tan sólo entrando en el panel de administración de la web
  • Son sistemas gratuitos, por los que no tendremos que pagar licencia alguna por su uso

Existen muchos tipos de CMS, mucho de ellos muy populares y utilizados por los desarrolladores web, como Drupal, WordPress, Joomla, osCommerce… existiendo un gran amplio repertorio de estos sistemas.

Nosotros vamos a recomendar el uso de WORDPRESS, ya que es una herramienta relativamente sencilla de utilizar para usuarios que empiezan.

¿Cómo instalar el sistema WordPress en nuestro alojamiento para poder empezar a utilizarlo?

Muchos proveedores de alojamiento o hosting  disponen, de entre otras, de herramientas gratuitas para sus clientes, entre las cuales suele figurar WordPress ya que como decimos es de los sistemas de gestión más populares.

Para instalarlo tan sólo será necesario entrar en el panel de administración del hosting y seguir las instrucciones para su instalación.

En caso de que nuestro proveedor de hosting no disponga del sistema, podemos descargarlo desde la web oficial de WordPress y posteriormente subir su contenido al directorio raíz de nuestro hosting.

¿Cómo subir wordpress a nuestro servidor, así como cualquier tipo de archivo?

Para subir contenidos a nuestro alojamiento o hosting utilizaremos algúnprograma cliente de FTP, el cual conecta los datos de nuestro ordenador local al servidor remoto.
Para poder utilizar el programa cliente de FTP tendremos que configurar los datos de nuestro hosting que previamente nos habrá facilitado nuestro proveedor.

Una vez tengamos subido el contenido de wordpress al directorio principal del host, normalmente carpeta llamada “/html” o “/public_html”,  procederemos a su instalación