Antes del ejercicio, un café para quemar grasas

No, aquellos que piensen que con solo tomar café ya se librarán de grasa corporal, están equivocados. El tema es algo más complejo: la cafeína, al tratarse de un estimulante, contribuye a la liberación de ácidos grasos de los tejidos adiposos, lo  que permite disponer de esta energía y que sea quemada a través del ejercicio.

En realidad el efecto del café únicamente fomenta la quema de grasas durante el entrenamiento, el cual es imprescindible, para lo cual también se requiere que el cuerpo cuente con mitocondrias.

Por ende, si nos limitamos a quedarnos en nuestro sillón tomando café para después caminar un rato con la pretensión de quemar grasa, nos encontraremos con la sorpresa de que no nos ayudará en absoluto. De hecho, se requiere un cierto grado de esfuerzo, ya que es el ejercicio en sí el que contribuirá a la eliminación de grasas, con un ligero apoyo de la cafeína ingerida previamente.

También se debe tener en cuenta, sobre todo para aquellos que no acostumbran a tomar café, que esto puede ser causa de deshidratación, nerviosismo o excesiva estimulación del aparato digestivo, lo cual resulta perjudicial.

Hay que tener claro que no existe una receta mágica para perder peso, si bien una dieta equilibrada y un plan de ejercicio contribuirán a mejorar nuestro estado físico.

¡Hora de hacer ejercicio!

El primer paso fue la comida. Orgánica, por supuesto. Esta semana, en cambio, decidí que era el momento de dar el segundo paso… el gimnasio. Yo, que me canso con sólo pronunciar la palabra, hice de tripas corazón y me puse a investigar on-line sobre “fitness”.

Curiosamente, encontré una foto muy llamativa que me llamó la atención y, honestamente, no sé si me hace reir o llorar.

Pues sí, escaleras eléctricas de acceso a… ¡un gimnasio! El colmo de la ridiculez, pero así son las cosas. Quizás pensaron que mejor no poner trabas a los clientes y facilitarles el acceso. Mi pregunta es: ¿las pesas se levantan automáticamente con un botón? ¿sirven donuts y chocolate en la entrada? Todo sea por mantener feliz al cliente, ¿o no? Sin duda, así conseguirán que la gente vaya más al gimnasio…


Pero bueno, yo aquí sigo en mi dilema. Mi propuesta es la siguiente: como no quiero pagar una membresía anual y después aburrirme o retractarme, pienso que comenzaré con ejercicios ligeros en casa y, si después de un tiempo sigo motivada con la actividad física, me apuntaré a algo más serio.


Al fin y al cabo, aquí el compromiso es conmigo misma. Ah, se me olvidaba: yo soy de las que tomo las escaleras tradicionales.



El secreto para unos abdominales perfectos

Muchos sueñan con unos abdominales perfectos, bien delineados, aquellos que sin duda son fruto de horas y horas de ejercicio. Lo que quizás no sepas, es que el primer paso para unos abdominales perfectos no comienza en el gimnasio, sino en la cocina.

Según a quien le preguntes, te aconsejará un combinado de ejercicicios distintos, trucos a seguir, recomendaciones, posturas y mil detalles más. Como es lógico, hay algunos más eficaces que otros, aunque los resultados tienden a depender de la constitución de la persona, lo estricta que sea su rutina de ejercicios y, cómo no, de la alimentación que lleve.

Como decíamos al principio, lo primero que hay que tener en cuenta para eliminar la barriga y conseguir ser la envidia de nuestros amigos/as, es cuidar nuestra alimentación. Una dieta equilibrada nos ayudará a conseguir resultado más rápidamente y mejorará nuestro estado físico en general.

Para empezar, debemos asegurarnos que estamos recibiendo la cantidad suficiente de proteína, ya que ésta es la base sobre la que cimienta el tejido muscular, a diferencia de la ingesta exclusiva de hidratos de carbono.

Las grasas suelen ser temidas, pero si las tomas del lugar indicado, pueden beneficiarte. Tal es el caso de grasas monosaturadas y polisaturadas como aquellas provenientes de aceites de oliva, los aceites de pescado, frutos secos variados y el aguacate. Como probablemente ya sabrás, el consumo de grasas incrementa de una manera rápida la cantidad de calorías en el cuerpo, si bien resulta recomendable no excederse. Lo verdadermente importante es que la grasa en tu dieta ayudará a que tu nivel de insulina esté equilibrado.

Otra razón por la que la grasa es recomendable se debe al hecho de que el cuerpo la metaboliza rápidamente como energía, por lo que algunas dietas altas en grasa pueden contribuir a que logres esos abdominales que buscas.

Eso sí, la dieta debe ser combinada con el ejercicio, de manera que la mayoría de los carbohidratos sean absorvidos por el tejido muscular, en lugar de convertirse en grasa corporal.

Los hidratos de carbono también ayudan a una pronta recuperación del músculo, así como a la reparación de músculo, con lo cual obtendrás mejores resultados en el gimnasio con menos tiempo.

Las comidas siempre deben favorecer la absorción de proteínas, vitaminas, fibra, minerales y antioxidantes, algo que lograrás si incluyes verduras crudas en tu dieta.

Este es el secreto para unos abdominales perfectos… pero sólo es el primer paso. No olvides que nada se consigue sin un poco de esfuerzo, así que prepárate para dedicarle algo de tiempo al gimnasio.