Aprender inglés leyendo el periódico.

Bueno, no es un periódico tradicional. Es on-line. Y tampoco está únicamente pensado para dar noticias. Lo mejor que tiene Voxy es que ofrece la posibilidad de aprender inglés, subrayando palabras o frases que después lee en voz alta si haces clic sobre ellas. El concepto es interesante y, sobre todo, agradable, ya que dejas de lado el sufrimiento de aprender inglés con un método estricto y aburrido, algo que a lo largo de los años ha sido la meta de muchos cursos.

El servicio está disponible a través de Voxy.com e incluye acceso a noticias y audio de manera gratuita, además de cursos cortos de inglés basados en situaciones de la vida cotidiana. Si te animas a suscribirte, el precio es apenas $4 al mes, aunque si contratas un año te sale por $2 mensuales. Básicamente nada. El servicio de pago, premium, ofrece lo mismo que el básico, pero también incluye juegos para el aprendizaje, mensajes SMS para que puedas practicar el inglés en cualquier momento y lo que denominan Learn Social.

 

Idiomas sin barreras

En un mundo cada vez más globalizado en que fronteras y nacionalidades se entrecruzan en el universo digital, el uso de diferentes idiomas es algo a lo que frecuentemente los usuarios deben adaptarse. Aprender un nuevo idioma no sólo nos servirá para relacionarnos socialmente, sino también para buscar oportunidades en otros países.

Hace poco tuve la oportunidad de revisar dos cursos de idiomas ampliamente reconocidos: “Inglés Sin Barreras”, dirigido a hispano-parlantes con el fin de que aprendan la lengua inglesa; y “Rosetta Stone” unos cursos de idiomas que abarcan no sólo el inglés o español, sino también idiomas tan dispares como el Farsi o Swahili.

Mi primera impresión sobre el método “Rosetta Stone” fue extraordinaria. Me quedé boquiabierto con la variedad de idiomas disponibles y asumí que podría elegir cualquiera de ellos y aprenderlo de una manera fácil, cómoda y rápida. La emoción no duró mucho. Al rato me dí cuenta de que se trata de un metodo extremadamente simplista, en el que si bien se puede aprender algo de vocabulario y la estructuración de oraciones básicas, carece de una base gramatical y ortográfica sólida. Sólida, claro está, en comparación con la alternativa de la que hablaré a continuación: “Inglés Sin Barreras”.

Obviamente, ustedes pensarán, “Inglés Sin Barreras” sólo dispone de un idioma, mientras que “Rosetta Stone” da soporte a lenguas que hasta ahora era difícil poder aprender por cuenta propia. Cierto. Pero mi punto es el siguiente: más vale aprender bien un idioma que aprender cientos de palabras en idiomas distintos, sin poder siquiera llegar a dominar ninguna lengua.

Si nos centramos en el aprendizaje del inglés, mencionaré que “Inglés Sin Barreras” me sorprendió gratamente al inicio, y mantuvo el interés alto hasta el final. La combinación de DVD´s en los que se simula una clase real es un modo agradable de sentir que uno forma parte de un proceso educativo común, con aciertos y errores en el grupo y un profesor que hace correcciones y comentarios a cada paso. Este material viene apoyado por CD´s de audio, libros y cuadernos de ejercicios. En definitiva, un exhaustivo recorrido por la lengua inglesa de una manera amena y fructífera. Sin duda, recomendable para todos aquellos con ganas de aprender el idioma y el bolsillo para permitírselo.

Eso sí, si quieren “jugar” con un idioma y aprender –porque sin duda algo aprenderán también-, no descarten darle una mirada a “Rosetta Stone”. Siéntense en la computadora y disfruten de cualquiera de sus idiomas a modo de juego.