¿Llegará lejos Facebook Places?

La red social Facebook lanzó recientemente un nuevo servicio denominado “Places” (“Lugares”). Su funcionamiento es similar al de otras aplicaciones –quizás la más conocida sea Foursquare-, mediante las cuales puedes mostrar tu ubicación a tus amigos cada vez que llegues a un bar, restaurante, tienda, etc…

¿Qué es Facebook Places?

Para empezar, por el momento este servicio solo está disponible para usuarios en EE.UU. El modo de registrarte en una ubicación es mediante la aplicación Facebook para iPhone o en touch.facebook.com con otros dispositívos móviles. Eso sí, esta función únicamente estará activa si tu aparato admite HTML5 y geolocalización.

Al hacer click en el ícono “Places”, verás una lista de lugares cercanos. A continuación podrás elegir el lugar donde te encuentras, etiquetar (tag) a los amigos con quienes estás o actualizar tu estatus.

Según Facebook, los registros en lugares mediante Places son solo visibles por tus amigos, a no ser que tú mismo cambies tus opciones por defecto. No obstante, esto no ha impedido que en los últimos días haya reclamos en base a la política de privacidad que emplea la compañia.

Respecto a otras aplicaciones, podríamos pensar que Facebook pretende, una vez más, monopolizar el mercado de este tipo de aplicaciones, pese a que a priori ha prometido una mayor integración con ellas que permitirá un mejor servicio global.

El problema de usar terceras aplicaciones en conjunto con Facebook Places es que, pese a que éstas requieren autorización previa, no habrá forma de utilizarlas en caso de que se la deniegues, en cuyo caso sería obligatorio darles acceso a tu información.

Respecto a tus amigos, no podrás evitar que ellos te registren en lugares mediante Places, ya que no existe una opción en tu perfil que te permita negarles esta posibilidad. Esta ha sido la alegación de los primeros críticos con el nuevo servicio, aunque en realidad sí recibes una notificación para aceptar los registros que otros hacen por ti en el momento en que sucede. El inconveniente es, según parece, que el servicio te seguirá enviando notificaciones hasta que finalmente lo aceptes.

Una visión sobre la privacidad en Facebook Places

La red social Facebook, para quien todavía no se haya dado cuenta, es un lugar donde se comparte información constantemente con amigos, conocidos y, por qué no decirlo, curiosos que han caído por una u otra razón en nuestra preciada lista.

¿Es lógico quejarse sobre asuntos de privacidad en un servicio que pretende hacer todo público? Lógicamente, se debe velar por un cierto grado de protección de los usuarios, pero es inocente pensar que subir una foto, hacer un comentario o interactuar en el muro (“wall”) de alguien no tendrá repercusiones, quizás indeseadas. Así es Facebook, y así es la era de la comunicación. La solución parece sencilla: seguir conectado, o salirse por completo.

Simplifica tu vida social

Facebook, Twitter, MySpace, YouTube, Flickr, MSN Messenger, AIM, Yahoo IM… hoy en día tenemos tantas cuentas en tantos lugares distintos, que no es fácil mantenerse conectado con todo.

Afortunadamente, para aquellos más activos, existen varios servicios gratuitos que permitirán un absoluto control de las diferentes cuentas desde un único sitio. Uno de los que nos parece más sencillo de instalar y utilizar es el de Yoono.com, el cual te da la opción de instalar el software como un “browser add-on” (una ventana emergente en tu navegador), como un programa independiente en tu desktop o incluso como una aplicación para tu iPhone.

Este cómodo servicio te permitirá actualizar tu estatus en todas tus redes sociales al mismo tiempo y de una sola vez, además de compartir enlaces, fotos y videos más rápida y fácilmente. Además, podrás recibir actualizaciones constantes de lo que hacen tus contactos desde cualquier página web en la que te encuentres.

Para comenzar a disfrutar del servicio gratis de Yoono sólo tienes que instalar el add-on, programa o aplicación (dependiendo de cómo quieras usarlo). Sólo debes tener en cuenta la siguiente consideración: si pretendes usarlo como un add-on para tu navegador (en forma de ventana emergente lateral), lo cual probablemente es la opción más cómoda y la cual te otorga un mayor control, deberás primero tener instalado el navegador Firefox o el navegador Google Chrome, ya que Yoono no funciona con otros navegadores (incluyendo Internet Explorer o Safari). En realidad, esto no tiene por qué ser un problema, ya que de todas formas te recomendamos que pruebes estos dos navegadores, los cuales otorgan mayor funcionalidad y, lo más importante, más seguridad en la red.

Aparte del contacto en redes sociales, ahora también podrás chatear con tus contactos en MSN Messenger, AIM o Yahoo IM desde un sólo lugar, lo cual simplificará notablemente la tarea de tener que abrir los tres servicios de Chat en diferentes ventanas.

Dominios con Ñ

El dominio de la Ñ.

Después del chino mandarín, el español es la lengua materna más hablada del mundo. Si incluímos a aquellos que también lo hablan como segundo idioma, contabilizamos una cifra aproximada de 500 millones de hispanoparlantes, ubicándolo en la tercera posición de importancia, por detrás del mandarín e inglés.

En Internet, se estima que su uso supera el 8%, y aun así el empleo de la letra “ñ” en el registro de dominios es casi nulo, acentuado por diversos problemas en su implementación.

Para empezar, la letra “ñ” no entra en el alfabeto inglés, así como otros carácteres del alfabeto cirílico, el chino u otros, lo cual en un inicio imposibilitó su inclusión. Hoy en día ya existe la alternativa de emplear una variante del nombre de dominio, IDN (International Domain Names), el cual acepta, entre otras, el uso de la “ñ”.

Para ello se emplea el denominado “punycode”, una manera de representar los nombres de dominio internacionales empleando el set de carácteres tradicionales (a-z y 0-9). Ejemplo: www.cumpleaños.com es el equivalente de www.xn--cumpleaos-r6a.com, o www.quinceañeras.com equivaldría en punycode a www.xn--quinceaeras-7db.com.

Si bien el empleo de este código, así como la variante IDN, no han alcanzado un uso generalizado, es el primer paso para otorgar al idioma español la importancia que merece, dándole su lugar en la red a la letra “ñ”, ícono de nuestra lengua.

Quizás, con ello quedarán atrás coletillas como www.companyname.com/espanol.

Ya va siendo hora.

Mac VS PC

Después de muchos años de fidelidad a PC forzada por el precio de las computadoras de Apple, me decidí a darle una oportunidad a la empresa de Steve Jobs. Hay varias razones que me decantaron por la nueva aventura de adquirir mi nuevo y flamante iMac, con una modesta pantalla de 21”, más que suficiente para saciar mi sed tecnológica.

Como decía, la principal razón de mi permanencia en el bando PC era debido al elevado precio de cualquier Mac. No obstante, tras analizarlo detenidamente, observé que la fiabilidad de los componentes de Apple me garantizaba, hasta cierto punto, que las teclas no saltarían después de unos meses, que la pantalla no se fundiría o que la batería tendría que ser reemplazada en apenas 1 año, a diferencia de un PC.

La protección ante virus fue algo a considerar, aunque no determinante. Con Apple me siento más protegido, sobretodo si uso mi computadora para cuestiones laborales, aun cuando sea esporádicamente. Eso sí, tampoco querría perder las fotos de mis hijos, mi correo personal o cualquier otro archivo que a lo largo del tiempo haya guardado en mi disco duro.

Aun así, después de tanto tiempo rodeado de PCs, me era dificil prescindir de todos mis programas y mis recursos y “mudarme” a un entorno ajeno. ¿Qué pasaría con mis discos duros formateados para Windows y repletos de archivos? ¿Cómo encontraría la compatibilidad con el laptop de mi esposa o el desktop de los niños?

Quizás ustedes hayan oído hablar de Parallels. Yo lo había hecho, pero nunca tuve mucha fe en los buenos resultados de este software. Se trata de un programa de emulación de Windows creado para ser empleado en el entorno de Mac. Así pues, lo instalé con los dedos cruzados y comencé a rendirme a sus encantos.

Meses después, he de decir que la experiencia está resultando de lo más placentera. Ahora dispongo de mi iMac con Leopard, al tiempo que puedo ejecutar simultáneamente (ya sea en una ventana o a pantalla completa) cualquier otro sistema operativo. En estos momentos, dispongo de Windows XP y Windows 7, aunque realmente sólo uso activamente el primero.

El problemático intercambio de archivos entre sistemas se ha solucionado casi por completo, ya que al conectar mi disco duro externo puedo elegir si lo utilizaré en el Mac o en la Máquina Virtual (en este caso XP). A partir de ahí, sólo tengo que arrastrar el archivo que necesite desde la ventana de XP hasta el desktop de Leopard (o viceversa), de modo que no tengo límites para el uso de mis discos y archivos.

Ahora, en el escritorio de mi iMac hay un ícono identificado como “Windows XP” que, al ejecutarse, iniciará Windows en una ventana como si hubiera conectado un PC dentro de mi iMac. Para cerrarlo, deberé seguir el protocolo habitual de Windows, apagándolo desde el menú de inicio hasta que la computadora virtual se apague por completo. Después, sólo debo cerrar el programa de Parallels y ¡voilà! Sigo trabajando con Leopard tan tranquilo.

Especificaciones: sí recomiendo tener al menos 500Gb de disco duro y 4Gb de memoria en el iMac para poder ejecutar ambos sistemas operativos simultáneamente. En mi caso, he usado tanto programas de video como de edición fotográfica sin que me suponga ningún problema.

Cómo crear una página web

Existen muchos tipos de páginas web que se pueden desarrollar, y éstas se crean en función de las necesidades que se tengan.

Así, podemos crear una simple web corporativa que hable, en unas 4 o 5 secciones, de nuestra empresa, los servicios ofertados, productos o mapa de localización entre otras. Y de igual modo es posible ampliar el desarrollo de la web e integrar sistemas de compra, gestión de contenidos y cualquier otro tipo de aplicación que nos sea de utilidad.

Vamos a explicar los aspectos básicos necesarios para poder crear una página web en condiciones y que verdaderamente resulte útil, es decir, que una vez creada no “caiga en el olvido” y no aparezca en los buscadores.

Dominio y Hosting

Lo primero que necesitamos es disponer de un nombre de dominioodominio, el cual tendremos que registrar mediante cualquier agente registrador que queramos.
El dominio es el nombre que identifica a un sitio web, habitualmente nombrado en referencia a la empresa o a su actividad, y puede tener una extensión de tipo variada (.com, .net, .eu, .us, etc…). Tan sólo necesitaremos que esté libre para poder registrarlo.

Por otro lado vamos a necesitar vincular ese nombre de dominio a un alojamiento o web hosting .
El alojamiento  o hosting es el sistema que permite almacenar toda la información relacionada con la web (imágenes, video, correo, etc,…)

Diseño y desarrollo web con sistemas de fácil administración

Vamos a utilizar un sistema de administración para crear rápida y cómodamente una página web, de modo que emplearemos un tipo de sistema de gestión de contenidos, también conocidos como CMS, los cuales nos permitirán lo siguiente:

  • Obtener un diseño web preconstruido de forma rápida
  • Crear y administrar los contenidos web de forma cómoda, tan sólo entrando en el panel de administración de la web
  • Son sistemas gratuitos, por los que no tendremos que pagar licencia alguna por su uso

Existen muchos tipos de CMS, mucho de ellos muy populares y utilizados por los desarrolladores web, como Drupal, WordPress, Joomla, osCommerce… existiendo un gran amplio repertorio de estos sistemas.

Nosotros vamos a recomendar el uso de WORDPRESS, ya que es una herramienta relativamente sencilla de utilizar para usuarios que empiezan.

¿Cómo instalar el sistema WordPress en nuestro alojamiento para poder empezar a utilizarlo?

Muchos proveedores de alojamiento o hosting  disponen, de entre otras, de herramientas gratuitas para sus clientes, entre las cuales suele figurar WordPress ya que como decimos es de los sistemas de gestión más populares.

Para instalarlo tan sólo será necesario entrar en el panel de administración del hosting y seguir las instrucciones para su instalación.

En caso de que nuestro proveedor de hosting no disponga del sistema, podemos descargarlo desde la web oficial de WordPress y posteriormente subir su contenido al directorio raíz de nuestro hosting.

¿Cómo subir wordpress a nuestro servidor, así como cualquier tipo de archivo?

Para subir contenidos a nuestro alojamiento o hosting utilizaremos algúnprograma cliente de FTP, el cual conecta los datos de nuestro ordenador local al servidor remoto.
Para poder utilizar el programa cliente de FTP tendremos que configurar los datos de nuestro hosting que previamente nos habrá facilitado nuestro proveedor.

Una vez tengamos subido el contenido de wordpress al directorio principal del host, normalmente carpeta llamada “/html” o “/public_html”,  procederemos a su instalación