Diferencia entre virus informáticos, gusanos y troyanos.

En general, los virus, gusanos y troyanos son programas malintencionados que pueden dañar no sólo la información en su computadora, sino también el propio equipo. Algunos de los indicadores típicos de que algo no marcha bien es cuando el sistema funciona más lento de lo normal, ya sea en tareas comunes o al navegar por Internet. En estas situaciones, los archivos infectados pueden incluso difundirse a amigos y familiares sin que usted se percate de ello. La clave para evitarlas comienza por la prevención.

Los virus son códigos informáticos que vienen adjuntos a un programa o archivo y se propagan de un equipo a otro. La infección se trasmite a medida que pasa de una computadora a otra, pudiendo dañar tanto el software como el hardware. Pese a que existen virus cuya intención es replicarse, éstos no suelen difundirse por sí mismos, sino que requieren que el propio usuario comparta un archivo infectado.

Los gusanos, igual que los virus, están diseñados para copiarse, con la diferencia de que éstos lo hacen de manera automática. Para empezar, toman el control de la transferencia de archivos e información. Una vez infiltrado en el sistema, se desplaza por sí mismo. Se han dado casos en que un gusano se auto-envía por correo electrónico a toda la lista de contactos, provocando un efecto que se multiplica indefinidamente por toda la red. Su efecto suele ser el consumo excesivo del ancho de banda y la memoria del equipo, ralentizándolo e incluso bloqueándolo.

Los troyanos, a diferencia de los anteriores, se encuentran ocultos en un programa informático que a simple vista parece inofensivo. Suele tratarse de utilidades aparentemente diseñadas para ayudar al usuario pero que, tras su ejecución, afectan la seguridad del equipo provocando graves daños. Este tipo de archivos dañinos se presentan sobre todo en forma de actualizaciones de seguridad de Microsoft, pero en realidad son virus que tratan de deshabilitar el software de antivirus y otros programas de seguridad.

Es importante que usted tenga en cuenta cualquier comportamiento anormal en su equipo, de forma que le ayuda a determinar si su computadora está infectada.

¿Mi computadora tiene un virus?

Hoy en día las computadoras forman parte de nuestra rutina diaria. Las usamos casi a cualquier hora, para casi cualquier cosa. Pero hay ocasiones en que comienza a comportarse de manera extraña, con sorpresas inesperadas, y ahí es cuando nos preguntamos si quizás se haya colado algún virus en nuestro sistema.

A continuación, te detallamos los puntos que puedes tener en cuenta para determinar si tu computadora podría estar infectada:

–         Parece funcionar de forma más lenta de lo habitual.

–         No te responde o se queda bloqueada frecuentemente.

–         Se reinicia el sistema por sí solo.

–         Los programas no funcionan como deberían.

–         Los dispositivos de disco, unidades o puertos no están disponibles.

–         Suelen aparecer mensajes de error poco comunes.

–         Aparecen menús distorsionados.

Todos estos síntomas no son necesariamente indicativos de virus, pero definitivamente sí se corresponden con algún problema en tu sistema, ya sea en el software o problemas propios del hardware. La única forma de cerciorarte es instalando un programa antivirus actualizado y chequear tu sistema de principio a fin.

En caso de que el test de tu sistema de positivo en la detección de un virus, te verás en al situación de tener que eliminarlo. Generalmente, el programa antivirus efectuará una serie de operaciones que tratarán de conseguirlo, pero en ocasiones esta situación puede volverse algo más compleja. Por ejemplo: algunos virus son diseñados para reinstalarse aun después de haber sido detectados y eliminados del sistema. En casos así, la forma más eficaz de restaurar un sistema operativo sano es formateando el disco duro y reinstalando los programas (un proceso que debe efectuarse con precaución para no perder información importante).

Es por ello que la forma más eficaz de combatir los virus es mediante la prevención, teniendo un software antivirus que permita el bloqueo de virus, gusanos o troyanos en el sistema, acabando así con el problema de raíz.

Para prevenir, debemos seguir una serie de pasos importantes, tales como instalar las actualizaciones más recientes de tu sistema operativo (generalmente sistemas como Windows te informan en cada momento de cuándo las actualizaciones están disponibles), así como instalando y actualizando regularmente un programa antivirus. Tras instalarlo, es recomendable que hagas un chequeo a fondo de los discos duros para verificar que no haya algún intruso presente.

Es importante recalcar que no debes usar más de un antivirus instalado a la vez en la misma computadora o partición de disco, ya que eso crearía conflicto entre ellos.

Aquí podrás encontrar una lista de ANTIVIRUS GRATIS y EN ESPAÑOL.

Mac VS PC

Después de muchos años de fidelidad a PC forzada por el precio de las computadoras de Apple, me decidí a darle una oportunidad a la empresa de Steve Jobs. Hay varias razones que me decantaron por la nueva aventura de adquirir mi nuevo y flamante iMac, con una modesta pantalla de 21”, más que suficiente para saciar mi sed tecnológica.

Como decía, la principal razón de mi permanencia en el bando PC era debido al elevado precio de cualquier Mac. No obstante, tras analizarlo detenidamente, observé que la fiabilidad de los componentes de Apple me garantizaba, hasta cierto punto, que las teclas no saltarían después de unos meses, que la pantalla no se fundiría o que la batería tendría que ser reemplazada en apenas 1 año, a diferencia de un PC.

La protección ante virus fue algo a considerar, aunque no determinante. Con Apple me siento más protegido, sobretodo si uso mi computadora para cuestiones laborales, aun cuando sea esporádicamente. Eso sí, tampoco querría perder las fotos de mis hijos, mi correo personal o cualquier otro archivo que a lo largo del tiempo haya guardado en mi disco duro.

Aun así, después de tanto tiempo rodeado de PCs, me era dificil prescindir de todos mis programas y mis recursos y “mudarme” a un entorno ajeno. ¿Qué pasaría con mis discos duros formateados para Windows y repletos de archivos? ¿Cómo encontraría la compatibilidad con el laptop de mi esposa o el desktop de los niños?

Quizás ustedes hayan oído hablar de Parallels. Yo lo había hecho, pero nunca tuve mucha fe en los buenos resultados de este software. Se trata de un programa de emulación de Windows creado para ser empleado en el entorno de Mac. Así pues, lo instalé con los dedos cruzados y comencé a rendirme a sus encantos.

Meses después, he de decir que la experiencia está resultando de lo más placentera. Ahora dispongo de mi iMac con Leopard, al tiempo que puedo ejecutar simultáneamente (ya sea en una ventana o a pantalla completa) cualquier otro sistema operativo. En estos momentos, dispongo de Windows XP y Windows 7, aunque realmente sólo uso activamente el primero.

El problemático intercambio de archivos entre sistemas se ha solucionado casi por completo, ya que al conectar mi disco duro externo puedo elegir si lo utilizaré en el Mac o en la Máquina Virtual (en este caso XP). A partir de ahí, sólo tengo que arrastrar el archivo que necesite desde la ventana de XP hasta el desktop de Leopard (o viceversa), de modo que no tengo límites para el uso de mis discos y archivos.

Ahora, en el escritorio de mi iMac hay un ícono identificado como “Windows XP” que, al ejecutarse, iniciará Windows en una ventana como si hubiera conectado un PC dentro de mi iMac. Para cerrarlo, deberé seguir el protocolo habitual de Windows, apagándolo desde el menú de inicio hasta que la computadora virtual se apague por completo. Después, sólo debo cerrar el programa de Parallels y ¡voilà! Sigo trabajando con Leopard tan tranquilo.

Especificaciones: sí recomiendo tener al menos 500Gb de disco duro y 4Gb de memoria en el iMac para poder ejecutar ambos sistemas operativos simultáneamente. En mi caso, he usado tanto programas de video como de edición fotográfica sin que me suponga ningún problema.

Sistema de almacenamiento perfecto

El otro día, harto ya de quedarme sin espacio en mi ordenador, me decidí a terminar de una vez por todas con el problema: comprar un nuevo disco duro. Ya hacía tiempo que la idea rondaba por mi cabeza, pero quería sacar el máximo provecho a mi dinero y “construir” un sistema eficiente de archivo que me permitiera espacio y flexibilidad.

Entonces fue que descubrí el mundo de los “Hard Drive Docks”, un sistema de almacenamiento consistente en una carcasa externa con entrada para discos duros y que se emplea de manera similar a las antiguas unidades de diskette, con la diferencia de que aquí serán los discos duros los que funcionarán como unidades completamente removibles.

Tras investigar diferentes opciones, finalmente me decidí por la Vantec NexStar NST-D100UFS Hard Drive Dock ($60 aprox.) por una razón fundamental: dispone de conexión e-Sata, la más rápida en este momento para transferencia de datos.

La conexión e-Sata facilita el uso de un disco duro externo como si se tratara de uno interno, favoreciendo el intercambio de archivos a gran velocidad y sin los invenientes que a veces produce la conexión USB (el puerto no lo reconoce o en ocasiones no permite ser desconectado). El único requerimiento para usar un “dock” con conexión e-Sata es que tu ordenador disponga de esta conexión. En caso de no tenerla, no te preocupes, podrás instalar fácil y rápidamente tú mismo la que viene incluida al comprar este “dock”.

El beneficio principal que ahora tengo es que puedo usar mis discos SATA internos como si fueran diskettes, sin perder velocidad en la transmisión de datos de un disco a otro.

El “dock” dispone de bahía para discos duros de 2.5” y 3.5”, e igualmente podréis encontrar algunos con dos bahías simultáneas que os facilitará aún más el intercambio de archivos entre diferentes unidades.

El sistema es perfectamente compatible con Mac y PC, con la salvedad de que los discos duros sólo serán compatibles con el sistema para el cual fueron formateados (es decir, el “dock” te funcionará en ambos sistemas pero los discos duros que uses sólo podrán funcionar en el sistema en que fueron formateados). Y ya que entramos en el tema, una sugerencia rápida para todos aquellos que viven entre dos mundos, Mac y PC: una unidad de disco duro formateada para Windows podrá ser leída, aunque no alterada, con Leopard, mientras que una unidad formateada para Mac no será en absoluto legible con Windows.

Accesos directos en tu computadora

Si estas buscando trabajar más eficientemente con Microsoft Word, Excel, o Internet Explorer, la clave está en usar los atajos programados (accesos directos).

Agilización del Internet Explorer

Para… Utilice este atajo
Agregue sitios a tus Favoritos
  • Vaya al sitio.
  • Pulse Ctrl + D para añadir a tus favoritos.
  • Seleccione Favoritos y luego en Agregar a Favoritos para crear una carpeta separada para el sitio o para añadirla a una lista ya creada.
Seleccione una página de inicio
  • Ir a la página Web que desea que su página de inicio
  • Abra el menú Herramientas y selecciona Opciones de Internet
  • En la Página de inicio, haga clic en Usar Actual.
Utilizar la función Historial si usted visita algunos sitios seleccione constantemente
  • Seleccione el botón Historial de la navegación de su parte superior (una flecha verde con forma de reloj).
  • Seleccione el sitio que desea y haga doble clic.
  • Si el botón Historial no es visible, vaya al menú Ver, seleccione Barra del explorador y, a continuación, haga clic en Historial para el acceso.
Personalizar tu barra de herramientas para las herramientas que utiliza con mayor frecuencia
  • Haga clic en el panel de navegación superior
  • Seleccione los iconos que se utilizan o ir al menú Ver, seleccione Barras de Herramientas y, a continuación, haga clic en Personalizar

Acelerando Excel

Para… Utilice este atajo
Mover pestaña derecha a izquierda, celda por celda Tab
Mover hacia arriba y hacia abajo, celda por celda Enter
Borrar los datos en una celda Backspace (tecla de retroceso)
Volver al principio de las filas Home
Introducir la fecha Ctrl + ; (punto y coma)
Introducir la hora Ctrl + Shift + : (dos puntos)
Iniciar una fórmula = (signo de igualdad)
Revise la ortografía de los títulos o palabras en las celdas F7
Saber el estilo de la celda ALT + ‘ (apostrofe)
Ver el cuadro de diálogo del Formato de celdas Ctrl + 1
Aplicar el formato de número General  a las celdas Ctrl + Shift + ~
Convertir los números a dólares Ctrl + Shift + $
Convertir los números a porcentaje Ctrl + Shift + %
Aplicar un borde Ctrl + Shift + &

Trabajando con Word

Para… Utilice este atajo
Seleccione el texto Shift + Flecha derecha, Flecha izquierda, Flecha arriba o Flecha abajo para resaltar el texto
Copia el texto seleccionado Ctrl + C
Cortar el texto seleccionado Ctrl + X
Pegar el texto seleccionado Ctrl + V
Deshacer la última acción Ctrl + Z
Seleccionar todo el texto en su documento Ctrl + A
Texto en negrita Ctrl + B
Texto en cursiva Ctrl + I
Subrayar Ctrl + U
Disminuir tamaño de letra Ctrl + Shift + <
Aumentar el tamaño de la letra Ctrl + Shift + >
Cambiar la fuente Ctrl + Shift + F, a continuación, utilice las teclas de flecha para llegar a la nueva fuente
Cambiar tamaño de la fuente Ctrl + Shift + P, y luego utilice las teclas de flecha para alcanzar el nuevo tamaño de fuente
Crear un salto de página Ctrl + Enter
Crear nuevo documento Ctrl + N
Abrir la carpeta de Mis Documentos Ctrl + O
Cerrar un documento Ctrl + W
Guardar un documento Ctrl + S
Imprimir un documento Ctrl + P
Vista previa de lo que está a punto de imprimir Alt + Ctrl + I

Navegando en tu escritorio

Para… Utilice este atajo
Seleccionar un archivo / carpeta / icono Escriba la primera letra del documento. Si usted tiene varios documentos que empiezan con la misma letra, siguen golpeando la tecla hasta que el cursor llegue en la carpeta o documentos que estas buscando.
Buscar un archivo/carpeta F3
Cambiar el nombre a un archivo / carpeta Selecciona el archivo / carpeta, Presiona F2, y luego re-escribe el nombre
Para averiguar cuando el archivo o carpeta se creó, por quién, y lo grande que es Seleccionar el archivo, haga clic derecho, haga clic en y, a continuación, haga clic en Propiedades
Mostrar el menú Inicio Ctrl + Esc
Crear un acceso directo en el escritorio con su carpeta/icono/archivo favorito Arrastre la carpeta / archivo / icono al escritorio
Desplazarse por las partidas/ventanas abiertas Alt + Tab, a continuación, mantenga presionada la tecla Alt mientras hace clic en el tabulador para llegar al archivo o programa deseado

Recuerda que cuanto más utilices estos atajos, más tiempo ahorraras! Diviértete explorando las opciones disponibles para ti.

Traducido de Microsoft Home Magazine.

Alarga la vida de tu computadora al máximo

Desde que ciertos componentes se eliminaran en la fabricación de computadoras, entre otros dispositivos como móviles y demás, se ha contribuido a mejorar la salud medioambiental y del ser humano, ya que se sabe que el plomo, cromo, mercurio y cadmio son altamente perjudiciales para ambas partes.

Sin embargo y en contraposición a esto, lo que ocurre es que con la desaparición del plomo en fabricación se ha perdido en cuanto a durabilidad de los sistemas, es decir, hoy día en lugar de plomo se utiliza el estaño, o una aleación plomo/estaño, de modo que las condiciones de resistencia a las altas temperaturas son menores respecto a años anteriores en que la fabricación era íntegramente con plomo.

Por ejemplificar esto, hemos visto ordenadores antiguos que han durado 10 o más años. En cambio los equipos de hoy día tienen un vida media de 5-6 años, aunque puede que más contando con buenos sistemas de ventilación y refrigeración por conducto.

Por tanto este sería un buen consejo a tener en cuenta. Con la compra de un nuevo equipo asegurarse de que cuente con una buena ventilación, incluso podemos agregar nuevos componentes que faciliten la ventilación.

También sería importante la refrigeración de los discos duros. Muchas roturas se deben a problemas relacionados con el calor, de modo que no está demás colocar ventilación en la parte frontal del disco.

La cuestión de apagado y encendido de la computadora también es algo a tener en cuenta.
Un de los momentos en que más sufre el equipo es cuando reviste un cambio brusco de temperatura, y ese cambio se produce especialmente al encender el equipo.
Luego ya con el volumen de trabajo puede aumentar la temperatura, pero siempre lo hará de forma progresiva. Sin embargo y como decimos lo relevante radica en el arranque inicial, de modo que sabiendo esto sería preferible el no tener que encender y apagar la computadora en exceso durante los periodos de trabajo.
Lo mejor será dejar la computadora en modo de bajo consumo, de modo que al reincorporarnos al trabajo el equipo ya contará con una temperatura más recomendada por así decirlo.