Pantaleón y las Visitadoras (1999)

Dicen que las comparaciones son odiosas, pero cuando un director decide llevar al cine una novela, resulta inevitable que se analice el paralelismo. En el caso de Francisco Lombardi, director de “Pantaleón y las Visitadoras”, el reto no parece amedrentarle. Es más, con esta van dos las ocasiones en que el peruano se ha atrevido a llevar al celuloide una obra de su compatriota, el laureado escritor Mario Vargas Llosa, siendo la primera “La ciudad y los perros”. Otro famoso autor al que Lombardi también ha adaptado es Jaime Bayly (“No se lo digas a nadie”, con Lucía Jiménez), ratificando su interés por retratar en varios cortometrajes la situación sociopolítica de su país.

En esta ocasión, con Pantaleón Lombardi arremete contra el ejército, con un tono de humor grotesco, poniendo el relieve la doble moral del poder militar.

La película trata sobre el capitán Pantaleón Pantoja (Salvador del Solar), militar de moral intachable, una disciplina impecable y discreción absoluta. Es por estas cualidades que sus superiores le asignarán esta peculiar misión: proveer al ejército de “mujeres de compañía” con el fin de atajar el problema de las crecientes demandas por violaciones contra el Ejército, por parte de las habitantes de la Amazonia.

Entre los actores, cabe destacar la presencia de la colombiana Angie Cepeda, quien logró gran popularidad interpretando el papel de una de las “visitadoras” más atractivas.

Lombardi entreteje visualmente una historia de ironía y crítica, esforzándose por plasmar en la película el trasfondo de la novela, una de las más importantes de la literatura latinoamericana contemporánea.

Si bien la película tiene poco más de una década, muestra un cine peruano interesante que ha sabido evolucionar dentro de sus posibilidades, llegando incluso a éxitos recientes como la nominada al Oscar, “La Teta Asustada”, de Claudia Llosa.

Cheviche peruano

El ceviche es un plato a base de pescado, mariscos frescos y otros aliños, originario de países como Perú, Ecuador, México, Colombia, El Salvador, Nicaragua, Costa Rica y Guatemala.
Con el paso del tiempo, este delicioso plato del litoral de América Latina ha pasado a formar parte de la gastronomía cotidiana de estos países, alcanzando también una proyección más allá del continente americano.
Ingredientes necesarios:
– Un kilo y medio de pescado blanco laminado (3.3 lbs)
– 8 limones
– Una cebolla
– Sal
– Pimienta
– Un diente de ajo
– Cilantro picadito
– Ají limo
Elaboración:
Para comenzar, deberemos lavar bien el pescado y dejaremos que el agua se escurra. Seguidamente se exprimen los limones, tras lo cual colocaremos el jugo en una fuente de vidrio. En la misma fuente, añadiremos los ajos picados, así como el ají limo al gusto, todo cortadito en trozos pequeños.
Finalmente, cortaremos también el pescado antes de añadirlo, sazonándolo después a gusto del consumidor, añadiendo también la pimienta y removiéndolo bien.
El cebiche debe dejarse reposar durante una hora. Previamente a servirlo en el plato, se corta la cebolla en tiras se coloca por todo el plato, acompañándola con el cilantro picado.

Madeinusa

Después de haber visto la última película de Claudia Llosa, “La Teta Asustada”, quedé tan complacido que me interesé por el resto de la filmografía de la joven directora peruana. Como era de esperar, no es extensa, si bien sí me atrajo la atención la que fuera su ópera prima, “Madeinusa”.

Ante tan peculiar título, y con Magalys Solier de nuevo como protagonista, no pude resistir la tentación de verla. La película narra la historia de una joven peruana en un pueblo perdido del país andino. Madeinusa –pronunciado como se escribe en español-, que así es su nombre, conoce a un misterioso extranjero que llega a su aldea, bañada de tradicionalismos.

El guión, premiado en el Festival de La Habana antes de haber sido filmado, nos sumerge en un mundo desconocido para la mayoría, infiltrándonos en la festividad típica de un pueblo donde la muerte y resurrección de Cristo sirve de excusa para liberar deseos reprimidos.

Poco después de haber visto la película, encontré en Youtube unos videos de la directora junto con la protagonista del filme. Magalys Solier, con una espontaneidad e inocencia impropia de los tiempos que corren, regresaba a su propia aldea donde su padre y madre la esperaban tras un año de filmación. Otra dosis más de realidad en la vida de una chica que, a día de hoy, probablemente se encuentra viviendo en un mundo de fantasía.

La teta asustada

Con múltiples premios y nominaciones en su haber, la reciente producción hispano-peruana sigue cosechando triunfos allá por donde pasa.

“La Teta Asustada” hace referencia al pasado oscuro del país andino, un sentimiento de miedo transmitido en forma de leyenda a través de la leche materna por aquellas mujeres violadas en los años 80 durante el máximo apogeo terrorista de Sendero Luminoso.

Fausta, interpretada magistralmente por Magaly Solier, es una de esas jóvenes que padecen en carne propia las secuelas de las vejaciones sufridas por su madre. Tras morir, la intención de Fausta es enterrarla junto a su padre, para lo cual necesitará poner todo su empeño en conseguir el dinero necesario para lograrlo.

Bajo esta premisa, la directora Claudia Llosa nos sumerge en un mundo desconocido para muchos, de una lejanía que le otorga una pretendida inexistencia en nuestras mentes. Pero ahí está, y queda plasmado con una rotunda crudeza, un discurso realista y directo que, en muchas ocasiones, comunica la fuerza de sus argumentos mediante el silencio.

Una película que no deberían perderse. Y si tras verla se quedan con ganas de más, vean la primera película de Solier y Llosa: “Madeinusa“.