Valencia, tierra de luz

Valencia, situada en la costa del mediterráneo, es la tercera ciudad española en importancia y población, y la décimoquinta en Europa.

La historia de Valencia es un conglomerado de culturas que a través de los tiempos han dejado su huella, con amplia variedad de rutas rurales para descubrir los secretos del pueblo valenciano.

Si lo suyo son las compras, la zona donde poder adquirir artesanía y antigüedades es la Ciutat Vella, el centro histórico de la ciudad, entre la plaza del Ayuntamiento, Sant Vicent Mártir o la plaza de la Virgen. Para tiendas de moda, no puede perderse la calle Colón, donde además encontrará varias tiendas de El Corte Inglés.

El clima sin duda le acompañará en su visita, con temperaturas moderadas todo el año, aunque con un alto índice de humedad en el ambiente.

En Valencia podrá visitar varios museos y salas de exposiciones, entre los cuales se encuentran el IVAM o el Museo de Bellas Artes San Pío V, las instituciones de artes plásticas más visitadas. También podrá visitar la Casa de las Rocas, construida en el siglo XV, así como la inigualable Ciudad de las Artes y las Ciencias, uno de los lugares más visitados por los turistas ya que allí se encuentran museos, espacios de ocio y lugares de proyecciones, así como el Oceanográfico, una mirada cercana a las profundidades.

Las Torres de Quart y las Torres de Serranos, datadas en el siglo XV, son monumentos antiguos de la ciudad que también deberían visitar. Las torres formaban parte de la ya desaparecida muralla medieval que rodeaba la ciudad. De este mismo período es la Lonja de la Seda, una de las más bellas del mundo y obra única del gótico español. Tampoco hay que olvidar el Palacio de la Generalitat, la Basílica de la Virgen de los Desamparados o la Catedral de Valencia.

Las playas sin duda representan otro atractivo de la ciudad, ubicada en la costa levantina. Allí podrá visitar la Malvarosa o, a unos kilómetros, las famosas playas de Cullera y Gandía.

La fiesta más reconocida mundialmente son las Fallas, las cuales se celebran cada mes de marzo, culminando con la Cremà el día de San José, donde los imponentes monumentos son quemados marcando el fin de las fiestas.

La comida típica valenciana es la paella, la cual se ha convertido en un ícono y una de las comidas más conocidas en todo el mundo. Una vez allí, también le recomendamos probar la horchata, preparada con agua, azúcar y chufas, una refrescante bebida veraniega que típicamente se acompaña de otro clásico, los “fartons”.

Arroz al Horno

Originario de la Comunidad Valenciana, el arroz al horno se elabora en cazuela de barro y se cocina, como su nombre indica, al horno. La costumbre de preparar el arroz de esta manera surge para aprovechar los restos del cocido, siendo sus ingredientes principales el tocino, los garbanzos y otros productos del cerdo, así como el propio caldo.

Ingredientes para 4 personas:

½ kilo de arroz (8 oz.)

250 gramos de garbanzos (9 oz.)

Dos patatas cortadas en rodajas

2 costillas de cerdo troceadas

3 lonchas de bacon troceadas

Una butifarra o morcilla

1 litro de caldo de cocido (puede usarse agua) (1/4 galón)

2 tomates medianos cortados a la mitad

1 cabeza de ajos

Azafrán

Aceite de oliva

Sal

Elaboración:

Encienda el horno para que se vaya precalentando, hasta alcanzar una temperatura apropiada. Añadir aceite en una sartén y cocinar ligeramente las costillas de cerdo hasta que queden doradas, así como el bacon, la morcilla, las patatas y los ajos. Colocarlos en un plato y emplear la misma sartén para rehogar el arroz. Tomar una cazuela de barro y añadir el arróz, extendiéndolo bien. Incorporar el cerdo, la morcilla y el resto de ingredientes en la misma cazuela, incluyendo los garbanzos (pueden usarse garbanzos de bote).

Cortar los tomates por la mitad y añadirlos. A continuación vertiremos el caldo o el agua, añadiendo el azafrán y sazonar a gusto del consumidor. Meter la cazuela al horno y bajar la temperatura a 200ºC (400ºF). Posteriormente se dejará cocer aproximadamente durante 45 minutos. Una vez listo, deje reposar durante unos 10 minutos fuera del horno antes de servir.